Lérida completa la entrega de los 111 bienes a Barbastro y finaliza el rifirrafe tras 25 años

Las obras han llegado a Barbastro este miércoles a mediodía

Los 111 bienes eclesiásticos de las 44 parroquias orientales de Aragón ya están en su nuevo hogar: El Museo Diocesano de Barbastro-Monzón. Se pone así fin a un litigio judicial que ha enfrentado durante 25 años a la diócesis altoaragonesa con la Diócesis de Lérida. Un día histórico para el arte aragonés pero que desde el Museo piden paciencia para poder contemplar la belleza de las obras.

La reclamación de estos 44 bienes comienza por la vía eclesiástica hace 25 años, que acabó dando la razón a Aragón. Más tarde, la reclamación maduró a la vía judicial que se resolvió otorgando la propiedad de los bienes al Obispado de Barbastro y marcando el pasado 15 de febrero como el día en el que los bienes debían ser entregados a sus propietarios. Lérida respondió entregando 23 piezas, siete días después, otras cinco. El viernes pasado, se recibieron otras 42.

Este miércoles se han recibido las 41 piezas y media que faltaban, tal y como ha confirmado la directora general de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón, Marisancho Menjón. Esa media pieza es una tabla que complementaría un conjunto que se recibió en la última entrega el pasado 5 de marzo. “Son las obras más valoradas, pero no las más valiosas”, ha expresado la directora.

El camión con las obras ha entrado al Museo barbastrense minutos antes de las doce del mediodía. Las piezas que ha entregado Lérida, por orden judicial, eran las 17 expuestas en el Museo Diocesano y Comarcal de Lérida, más dos que estaban en altares de la iglesia de San Lorenzo, aledaña al museo catalán.

“Nunca debieron salir de Aragón”

“Están donde tienen que estar”, ha afirmado el consejero de Cultura del Gobierno de Aragón, Felipe Faci, también presente en la entrega en este día histórico, “unos bienes que nunca debieron salir de Aragón”, ha añadido. Los abogados de ambas partes, Joaquín Guerrero, por parte del Obispado de Barbastro y Alberto Gimeno, letrado del Gobierno de Aragón, han mostrado su satisfacción por el culmen de su trabajo en los tribunales. Guerrero ha añadido que es momento de “desaparecer de la escena” y que “hay que dar paso a los que verdaderamente se ocupen ahora de estas piezas”. El letrado del Gobierno aragonés ha agradecido que la entrega haya sido “rápida, pacífica y satisfactoria”.

El consejero ha señalado que el Gobierno de Aragón seguirá apoyando a la Diócesis en las necesidades que tenga y ha recordado que la Administración aragonesa invirtió diez millones de euros en este espacio para que los bienes retornados tuvieran un espacio “digno y totalmente equipado para mostrar a toda la ciudadanía estas obras de arte”. Asimismo, ha querido reconocer la labor de todos los técnicos que han intervenido en el proceso y ha manifestado su satisfacción al haber podido cumplir uno de los mandatos del Estatuto de Autonomía de Aragón, que aboga por la protección del patrimonio cultural de la Comunidad.

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha alabado “la valentía del obispo de Barbastro” y que su Gobierno “siempre pensó que tenía razón”. Ha expresado que “no se peleaba con Cataluña sino porque brillase la ley”.

Ya están las obras en casa, pero habrá que esperar para poder contemplarlas. El director del museo diocesano de Barbastro-Monzón, Ángel Noguero, ha explicado que las piezas deberán pasar un protocolo de recepción en la que se deberá de comprobar su estado y preparar los espacios para las necesidades de las obras. “Hay que ir poco a poco colocando las obras, no hay prisa. Pero si teníamos prisa para lo que ha pasado hoy”, ha concluido.

Print Friendly, PDF & Email