Épila realiza 1.635 intervenciones sociales y trabaja con 233 personas para mejorar la convivencia

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, ha visitado el municipio

El Programa de Promoción Comunitaria llevado a cabo por el Gobierno de Aragón con la población de Épila, fundamentalmente residente en la zona conocida como Los Cabezos, se ha traducido, hasta final de 2020, “en 1.635 intervenciones y el trabajo directo con 73 familias (233 personas) con las que se ha establecido una relación de confianza basada en la comunicación constante y que busca establecer lazos que nos permitan mejorar los elevados índices de absentismo escolar, incrementar el bienestar de estas familias y mejorar la convivencia en Épila”, palabras de la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto.

Esta mañana ha visitado la localidad zaragozana para conocer -acompañada por su alcalde, Jesús Bazán- los efectos que sobre la población con la que se ha trabajado y sobre la localidad ha tenido el programa de “Promoción Comunitaria” puesto en marcha en noviembre de 2019 y que aborda la promoción social y familiar y el fomento del acceso a viviendas normalizadas con varias líneas de actuación.

El trabajo se centra en mejorar las condiciones de vida y la convivencia vecinal en la localidad y nace de la necesidad de promocionar y normalizar a todas las personas que viven en el municipio, centrándose fundamentalmente en la población que vive en Los Cabezos, compuesta por 730 personas que significan el 16,6% del total de los habitantes de Épila. En esta zona existen 170 viviendas, de las casi la mitad (un 43%) son casas cueva y un 27%, cuevas.

La actuación integral iniciada a finales de 2019 y afectada en 2020 por la pandemia, va a continuar en 2021 y 2022, al haberse renovado el programa que sustentan el Gobierno de Aragón junto al Ayuntamiento de la localidad y que supone la inversión, por parte del Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales de 313.548 euros, entre los dos ejercicios, para mantener los proyectos de intervención familiar e integración social, así como lo de fomento del acceso a viviendas normalizadas. El objetivo –ha indicado la consejera- es “seguir trabajando en este proyecto de transformación social que busca mejorar la convivencia en Épila y facilitar a toda su población el aprovechamiento de las importantes oportunidades que van a llegar a la zona”.

Precisamente, desde el Consistorio han querido destacar que dos de las líneas a las que se da más importancia son: la integración de los servicios para que, a su vez, estos sean integradores; y la formación para el empleo, dado el futuro que se avecina con la llegada de Bonàrea. En esta línea, el alcalde de Épila ha subrayado que “atendiendo a que la formación y el empleo son indicadores estrechamente relacionados con la lucha contra la exclusión y la pobreza, el Ayuntamiento de Épila, a través del Programa de Promoción está realizando una apuesta clara para que la atención, centrada en la persona, también sea integrada e integradora, buscando las alianzas y colaboración con los recursos públicos de empleo”.

Centro de formación

También la consejera se ha referido a esa parte tan importante del programa. “Una de las necesidades detectadas con más claridad –ha enfatizado María Victoria Broto- ha sido la formación y, concretamente, la formación orientada al empleo dadas las importantes oportunidades que va a tener la zona con la llegada de BonÁrea”. Por ambos motivos –el interés y las circunstancias- se planea la puesta en marcha de un Centro de Formación para el Empleo de titularidad municipal, para su acreditación como centro colaborador del INAEM, que se centre en la formación específica que va a requerir la zona: industria alimentaria, comercio y marketing o servicios culturales y a la comunidad.

En esta línea, la coordinadora del programa, Alicia López, ha hecho hincapié en que el trabajo lleva a cabo desde “una perspectiva positiva, integral e integradora. Nos centramos en aquello que une a toda la población: un futuro lleno de posibilidades”. En la misma línea, ha recordado que “el objetivo principal del programa es conseguir que todas las personas, independientemente de su situación, puedan aprovechar las oportunidades futuras que van a surgir en Épila”.

Entre las acciones llevadas a cabo el año pasado, tal como han explicado el alcalde y la coordinadora cabe destacar los que se implementaron antes del confinamiento, entre los que figuran programas como la escuela de familias en el CEIP Gaspar Remiro; el grupo de apoyo al empleo; los cafés con sentido (una iniciativa destinado especialmente a las mujeres de este colectivo como actoras de desarrollo y cambio); los juegos de “Siempre en la plaza” (una actividad de animación comunitaria fundamentada en los juegos tradicionales aragoneses como elemento identitario); el aula de apoyo socioeducativo (para realizar las tareas del colegio y trabajar, desde el ocio y el juego, hábitos saludables, habilidades sociales, y otras actitudes que favorezcan el éxito educativo).

Entre los puestos en marcha durante estado de alarma, cabe destacar la adaptación a la educación no presencial llevada a cabo con 25 familias; el apoyo para atender consultas sobre el Ingreso Mínimo Vital (IMV); el apoyo a la vuelta al cole tras el confinamiento o la difusión de ofertas de empleo, entre otros.

Este presupuesto previsto para 2021 y 2022 va a destinar a seguir trabajando en el apoyo técnico y económico para esta zona específica de Épila, catalogada por sus circunstancias como Área Especial de Servicios Sociales desde el año 2018. La puesta en marcha del programa partió de la necesidad de trabajar ante la situación de exclusión social de una parte de la población de Los Cabezos y el deterioro que esto provocaba en la convivencia vecinal. El Ayuntamiento de Épila aporta al programa cuatro profesionales en educación social y mediación que se encargan del desarrollo de las acciones previstas.

Print Friendly, PDF & Email