El Comité de expertos de DGA alerta del riesgo de una brecha social y generacional tras la pandemia

Existe ya un informe preliminar que ofrece una visión sobre el presente y el futuro del Aragón del 2030 y plantea acciones para evolucionar el modelo social, económico y ambiental
El comité de expertos “Thinktank Covid19 y futuro”, que asesora al Gobierno de Aragón para anticipar las mejores soluciones en la progresiva vuelta a la normalidad tras la pandemia, ha concluido la primera fase de sus trabajos y va a comenzar a entrevistarse en los próximos días de forma individualizada con responsables de cada uno de los Departamentos del Ejecutivo autonómico para concretar medidas y acciones.

Este comité ”está integrado por diez especialistas en ámbitos socioeconómicos, ambientales y tecnológicos y se puso en marcha en junio pasado. A lo largo de estos meses, ha combinado la reflexión individual -plasmada en varios documentos internos-, el trabajo colaborativo abordando temáticas de forma transversal y la lluvia de ideas y puesta en común en reuniones presenciales y virtuales.

Fruto de esa metodología, existe ya un informe preliminar que ofrece una visión sobre el presente y el futuro del Aragón del 2030 y plantea acciones y escenarios para evolucionar el modelo social, económico y ambiental y convertir los retos planteados por la Covid en oportunidades.

Será este primer documento el que será compartido y debatido ahora con los diferentes Departamentos del Gobierno y de sus organismos públicos para transformar las propuestas de acciones en medidas concretas y factibles que ayuden a mitigar los impactos de la Covid y adaptar Aragón al futuro que se avecina.

En su informe, los expertos parten de la premisa de que, a diferencia de la crisis de 2008, las instituciones comprendieron desde el primer momento que era necesaria una intervención activa y urgente para atenuar el impacto social asociado a la pandemia. Pero se preguntan hasta qué punto esas medidas serán capaces de contrarrestar o revertir un más que probable efecto de la crisis, el aumento de la brecha social entre trabajadores cualificados y sujetos a relación laboral estable y los trabajadores con contratos precarios (temporales, bajos salarios y nula protección contra despido).

Además, advierten del riesgo latente de que la brecha social se convierta también en brecha generacional, debido a que existe una generación de jóvenes en muchos casos sobrecualificados que han encadenado la crisis de 2008 con la de 2020 sin haber logrado una mínima estabilidad laboral. Y eso podría revertir también, tal y como avisan, en una ruptura del pacto social implícito y en una mayor desafección y pérdida de legitimación del sistema político.

Otro escenario que dibuja la pandemia, en opinión de los expertos, es el probable declive de la globalización experimentada durante los últimos años. Aseguran que la sociedad estará más interconectada virtualmente, pero no físicamente, lo que podría favorecer a la actividad económica local y de proximidad.

Fortalezas y debilidades

Para abordar el futuro, los especialistas también han analizado las fortalezas y debilidades con las que Aragón se enfrenta al nuevo escenario. Como puntos fuertes, han detectado la educación superior, la posibilidad de incorporar talento, un sistema de I+D+i iniciado, la capacidad de internacionalización de la Comunidad Autónoma, su localización geoestratégica, una menor conflictividad política interna, que le permite alcanzar soluciones de consenso, y un corpus normativo con el que afrontar los retos venideros.

En cambio, Aragón adolece –según el criterio del comité- de una falta de transversalidad y coordinación de sus acciones y políticas públicas. También destacan el reto de la despoblación y el poder ofrecer servicios públicos esenciales de calidad en todo el territorio.

Sobre el futuro, insisten en que será necesario hacer compatible una economía innovadora y competitiva con una sociedad justa y equilibrada. Y apuntan al liderazgo de la acción pública para promover actividades que pongan en valor los recursos de la Comunidad y evitar la súper concentración de población en la ciudad de Zaragoza, potenciar el empleo de tecnología que permite el acceso a mercados lejanos, atraer talento y hacer atractivo Aragón para el desarrollo de nuevos negocios y de los jóvenes.

Con esos objetivos, llaman a la colaboración de todos los actores, al desarrollo del capital humano y a una apuesta decidida por la colaboración interdepartamental del Gobierno y por la interacción público – privada para afrontar y responder a los retos.

Además, plantean cinco retos que se focalizan en un Aragón que aprovecha sus recursos naturales siendo respetuoso con el Medio Ambiente (potenciando la economía circular y la reducción de contaminantes), un Aragón equitativo (con ciudadanos que disfrutan de derechos y oportunidades), resiliente (a través de la I+D+i), inclusivo (para lograr un equilibrio demográfico y una educación en valores) y digital (cooperación internacional).

Print Friendly, PDF & Email