La OMS ve “muy prematuro y poco realista” acabar con el coronavirus este año

Desde la OMS se insta a la población a “ser todo lo prudentes que podamos ser"

El director ejecutivo del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan, ha considerado “muy prematuro y poco realista” la posibilidad de acabar con el virus para finales de este año y urgió a reducir la transmisión para aminorar su impacto en la sociedad.

Así lo ha defendido en una rueda de prensa en la que agregó que, “si lo hacemos bien, podemos acabar con las hospitalizaciones, las muertes y toda la tragedia asociada a esta pandemia” y ha puntualizado que los esfuerzos de la OMS se centran ahora en intentar “suprimir o reducir” la transmisión en la medida de lo posible para que no surjan más variantes, pero también para disminuir el número de personas que enferman y que requieren atención hospitalaria.

“Además, queremos que el mayor número de personas posible se vacune, sobre todo los que están en primera línea y los vulnerables, para que podamos acabar con el miedo y con la tragedia relacionados con esta pandemia”, ha aseverado, convencido de que se van conociendo “datos importantes, significativos y muy alentadores”, que apuntan a que “muchas” de las vacunas tienen repercusiones en cuanto a la transmisión del virus.

“Si las vacunas tienen resultados no solo en cuanto a las muertes y hospitalizaciones, sino también en cuanto al riesgo de transmisión de manera significativa, podremos mejorar en cuanto al control de la pandemia”, ha indicado.

Para Ryan, es importante “tener presente siempre el que tenemos que estar nosotros en el control, no que el virus nos controle a nosotros, pero en estos momentos es el virus el que nos controla”, y ha asegurado que el mundo encara un “verdadero desafío” a la hora de desplegar las vacunas de manera “justa y equitativa”.

“Claro que es mejor esta situación que tenemos ahora a la que teníamos hace diez semanas, pero no hay nada garantizado. Sería prematuro el empezar a hablar del final”, ha apostillado, para urgir a centrarse en las “metas” de reducir las hospitalizaciones, las muertes y los casos “al menor número posible”.

En la misma línea, la epidemióloga María Van Kerkhove ha hecho hincapié en que las medidas de salud pública implementadas en febrero de 2020 para controlar la expansión del virus “tienen que seguir ahí durante el despliegue de las vacunas”. “La semana pasada nos enseñó que este virus va a volver y tenemos que tener presente la advertencia de que el virus volverá si se lo permitimos y no podemos permitírselo”, ha sentenciado.

Por su parte, la directora de inmunización de la OMS, Kate O’Brien, ha alertado de que este “no es el momento de permitir que aumente la transmisión” y de que, si aumenta la “presión” del virus, “se pone en riesgo las vacunas, sobre todo en este momento”. “Si las cifras de transmisión van al alza, aumentará la posibilidad de que haya cambios en el virus que también pongan en jaque las vacunas”.

Al mismo tiempo, insta a la población a “ser todo lo prudentes que podamos ser” para asegurarse de que la transmisión es “la menor posible” y darle “la mayor posibilidad a las vacunas de tener un impacto positivo”.

Print Friendly, PDF & Email