Caspe llega a los Goya a través de “Uno para todos”

La Colegiata de Caspe fue uno de los escenarios principales de la película

Además de contar con Pilar Palomero como aspirante a mejor dirección, la tierra de Aragón también apareció en la gran pantalla este 2020. La localidad zaragozana de Caspe fue escenario principal de la película «Uno para todos» del director navarro David Ilundain, en su segundo largometraje tras «B, la película», y que está protagonizada por David Verdaguer, nominado en los Premios Goya a mejor actor protagonista.

El colegio Compromiso de Caspe, La Colegiata, la Plaza España, sus calles, sus vistas… aparecen como ambientes en los que un maestro de escuela indaga en los motivos del rechazo provocado en su clase por la reincorporación de un alumno aquejado de cáncer. Una historia de comunicación y empatía, sobre cómo apoyarse en el otro para lidiar con los problemas y mientras, por el camino, uno puede perdonar y ser perdonado.

Ciertamente, esta película nació en Monzón, cuando David y su equipo leyeron en prensa la historia de cómo un profesor involucró a su clase en un proyecto para comunicarse con uno de sus alumnos enfermos. “Este fue el punto de partida que estimuló nuestra imaginación para construir una ficción y comenzar a desarrollar la narración”, cuenta el director, que contactó con la Aragón Film Comission para empezar a dar forma al proyecto.

“Necesitábamos un espacio rural e hicimos un barrido por diferentes localizaciones de Aragón. Casi al final, dimos con el colegio del Compromiso. Construido en los años 20, un lugar con solera, marcada en su estructura”, recuerda Ilundain. Además de sede del Gobierno de Aragón en la década de los años 30, los jóvenes actores y actrices tenían ante sí un gran pedazo de historia que pudieron aprovechar durante 4 semanas.

Actores y equipo de dirección posan durante la filmación

Se realizó un casting por la provincia y alrededores para escoger a los protagonistas, muchos de ellos debutantes en el mundo del cine. Difícilmente apreciable ante la profunda verdad que muestran, perfectamente diseñados en los arquetipos de su “primera pequeña sociedad”, como subraya David, y que conectan a la película con el presente social más actual.

Tanta ilusión y esfuerzo invertido en la película necesitaba la ayuda de un pueblo entero y Caspe se la prestó. Sus vecinos participaron en las labores de filmación actuando de extras, una empresa de la localidad se comprometió a dar las comidas todos los días, los hoteles alojaron al equipo, se cortaron calles, se utilizaron tractores de atrezo… Más de 100 personas participaron en el rodaje y así lo rememora el concejal de cultura del Ayuntamiento de Caspe, Rafael Lumbreras: “Sacamos un bando para ver quien quería participar de extras y la gente se volcó. Aunque era verano, hubo que poner luces de Navidad, por la ambientación, y la gente las pasó canutas con los abrigos y el calor sofocante. Después se realizó un preestreno en el Teatro Goya y un coloquio en el que participaron todos los actores. Cuando nos enteramos de la nominación de David nos alegramos mucho”.

David Verdaguer protagoniza el largometraje por el que ha sido nominado como mejor actor protagonista en los premios Goya

El actor catalán es una de las luces que iluminan la película y por la que ha sido nominado al Goya a mejor actor protagonista. David Verdaguer es el profesor Aleix, para todos Alex, recién llegado al centro como interino. Un joven resolutivo con sus chicos, pero incapaz de empatizar en su vida personal, afrontará su camino de manera solitaria, el cual también necesita reparación.

Juntos dan lugar a una de las cintas del año y de la que Caspe ha tenido el privilegio de ser testigo. La localidad siempre ha intentado estar en “primera línea” a nivel cultural gracias al pantano, los escenarios de la Guerra Civil y el Compromiso de Caspe, indica Lumbreras. Inmersos en plena pandemia, esta película supone un “impulso económico” para salir adelante, valora el concejal.

David Iludain trata de contar que ocurre ante la aparición de una enfermedad en esta etapa de la vida, pero siempre de manera fidedigna, “compartiendo las situaciones buenas y malas, tratando de conjurar los miedos buscando compañerismo y encontrando ayuda, que creo que es lo que creo que funciona”, concluye el director.

Print Friendly, PDF & Email