Aragón da su último adiós al expresidente Juan Antonio Bolea

El funeral se ha celebrado este lunes en la iglesia de Santa Mónica

El mundo de la política y la sociedad en su conjunto han dado este lunes su último adiós a Juan Antonio Bolea Foradada. El primer presidente de la DGA, a quien el actual jefe del Ejecutivo, Javier Lambán, le ha definido como el “padre fundador de la autonomía aragonesa”, ha recibido el cariño de familiares, compañeros y representantes políticos, que han alabado el legado que dejó en el camino hacia la democracia.

Lambán le ha descrito como un “aragonés con todas las de la ley”, como un claro ejemplo de una “bonhomía machadiana a prueba de bombas, una inteligencia poderosa, una manera de vivir tranquila y sosegada, un ejercicio permanente y continuo del sentido común y una determinación absolutamente insobornable para desarrollar nuestras decisiones cuando son justas y acertadas”. “Era un paradigma de esa manera de ser aragonés”, ha añadido.

En este sentido, el presidente aragonés no ha dudado en reconocer la importancia que tuvo a finales de los 70 y principios de los 80 para hacer valer la relevancia histórica de Aragón dentro de la historia de España. “Después de los decretos de Nueva Planta, la comunidad política milenaria que es Aragón, la única en España con esta longevidad, sobrevivió de una manera languideciente hasta que un hombre reanudó una historia milenaria, que desde entonces ha escrito en términos de éxito en el que todos hemos sido partícipes”, ha recordado Lambán.

Igualmente, el líder del Ejecutivo ha valorado la relación de Bolea Foradada con su homónimo catalán, Josep Tarradellas, para “coincidir de forma ejemplar a la hora de entender el estado autonómico y las relaciones de sus autonomías entre sí”, pese a que su legado en Cataluña haya sido “vilmente traicionado”. “Sería imperdonable que nosotros traicionáramos el legado de Bolea, que consiste en amar Aragón por encima de todo, dejar atrás las diferencias y entender nuestra tierra como un proyecto común”, ha concluido.

Por su parte, su hijo, el escritor y periodista Juan Bolea, ha recordado dos fechas que han marcado su vida personal y política. La primera fue el 23 de abril de 1978, cuando izó la bandera de Aragón por primera vez desde 1707, mientras que la segunda fue en mayo de 1981, cuando Adolfo Suárez le transmitió que Aragón no gozaría de una autonomía plena, advirtiéndole de un “error histórico” y dejando la UCD.

Al funeral, celebrado este lunes en la iglesia de Santa Mónica, en Zaragoza, han acudido expresidentes autonómicos como Hipólito Gómez de las Roces y Luisa Fernanda Rudi, el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, el presidente de las Cortes, Javier Sada, el Justicia de Aragón, Ángel Dolado, o el expresidente del PAR, José Ángel Biel. Además, los Reyes de España han mandado un escrito agradeciéndole su contribución a la Comunidad y al país.

Print Friendly, PDF & Email