Un Real Zaragoza sin respuesta sucumbe por la mínima ante el Oviedo en el Carlos Tartiere (1-0)

Los aragoneses encajaron el tanto en el minuto 52, y no mostraron reacción alguna. Foto: Liga Smartbank

Segunda derrota consecutiva del Real Zaragoza. Su verdugo esta vez fue el Real Oviedo, que se mostró superior a los blanquillos en el colectivo, sobre todo durante la segunda mitad. Los aragoneses encajaron el tanto en el minuto 52 después de una indecisión defensiva entre Cristian y Jair, y no mostraron reacción alguna, sin siquiera crear ocasiones para intentar empatar la contienda.

El conjunto zaragozano se presentó este domingo en el Carlos Tartiere con ganas de resarcirse del varapalo que supuso la derrota de la última jornada ante el Alcorcón. Los aragoneses, que llegaban decimoséptimos con 27 puntos, formaron de inicio con Cristian en portería y la defensa habitual con la entrada de Nieto por Chavarría en el lateral izquierdo. Jair y Francés se juntaban una vez más como pareja de zagueros, secundados por Vigaray en la derecha. Eguaras se mantenía como uno de los timones en el centro del campo, acompañado de Zapater, que entraba al once en detrimento de Francho Serrano, baja por positivo en Covid el pasado miércoles. Bermejo repetía un día más cerca del doble pivote, mientras que la gran sorpresa fue la entrada de Larrazabal, que ocupaba la banda derecha. En el extremo contrario se posicionó Narváez, con Alegría en punta.

Por parte del Oviedo, decimocuarto con 32 puntos, Femenías se situaba bajo palos, con una defensa de cuatro conformada por el exzaragocista Grippo y Bolaños como centrales, Juanjo Nieto en el lateral derecho y Ahijado en el izquierdo. Javi Mier y Edgar González formaban el doble pivote ovetense, mientras que Sangalli y Borja Sánchez se adueñaban de las bandas. Como delantero de referencia, Rodri Ríos, viejo conocido de la afición zaragocista, que fue la gran novedad del once del cuadro azulón porque Blanco Leschuk venía siendo el titular habitual. A Rodri le acompañaba Nahuel Leiva.

Primera mitad

El choque comenzó parejo, con ambos equipos tanteando el terreno. En el tempranero minuto tres, fue el Oviedo el primero en aproximarse al área mañica, después de una individualidad de Borja Sánchez al borde de la línea de fondo que acabó despejando Jair. En el seis, un tiro lejano de Mier se marchó desviado de la meta defendida por el rosarino Cristian. Bermejo respondió con un disparo a unos 20 metros de la portería rival, pero el esférico fue directo a las manos de Femenías. Narváez lo intentó con otro tiro rondando el minuto 15, pero se marchó muy desviado. Simone Grippo le dio la bienvenida al partido a Alegría tras arrollarle en un salto de cabeza, lo que supuso la primera amarilla del encuentro para el central suizo.

Minutos después, Nieto recogió un rechace tras un barullo en el área, pero un defensa logró desviar a saque de esquina. Vigaray empezó a internarse por banda derecha, y fruto de una de sus habituales llegadas librándose de dos contrarios, llegó la mejor ocasión para los blanquillos. El lateral puso el balón atrás para que Narváez engatillara al fondo de la red, pero Grippo salvó in extremis cerca de la línea de gol despejando a córner. El Real Zaragoza parecía imponer su ritmo en el partido, con un Francés omnipresente cerrando bien en defensa.

A diez minutos para finalizar el primer acto, una jugada ensayada a balón parado por parte del Oviedo sorprendió a los aragoneses, pero el atacante no acertó en el remate. Al borde del descanso, un ligero enganchón entre Francho y Sangalli parecía caldear los ánimos, pero el colegiado puso orden y la disputa se quedó en nada.

Segunda parte

La segunda mitad se inició sin variantes en ninguno de los dos equipos. Antes del 50, Alegría lo intentó a la media vuelta en el área, pero su tímido disparo se marchó muy desviado. En el minuto 52, un balón llovido de Borja Sánchez desde la izquierda que no parecía entrañar peligro alguno se convirtió en un quebradero de cabeza para el Real Zaragoza. Tras una mala acción defensiva en la que Cristian y Jair no terminaron de decidirse, Rodri fue el más listo de la clase rematando de cabeza al fondo de la red. La larga sombra del traspiés ante el Alcorcón asomaba de nuevo en un cuadro aragonés que no había sufrido hasta ese momento.

No se atisbaban síntomas de reacción en los blanquillos, y JIM decidió refrescar la escena dando entrada a Iván Azón por Alegría y a Chavarría por Zapater en el minuto 65. Lejos de la realidad, fue el Oviedo el que se adueñó del cuero para merodear de nuevo el área zaragocista. Cristian respondió con una buena estirada en el 68 ante un tiro a bocajarro dentro del área de un más que activo Borja Sánchez. Por su parte, Narváez lo intentó minutos después con un disparo lejano, pero Femenías no se dejó sorprender mostrando una gran seguridad y aplomo para atajar el balón.

El Oviedo refrescó sus filas introduciendo a Borja Valle y Obeng, mientras que James entró por Larra cerca del 75. El nigeriano recibió tarjeta nada más saltar al campo tras un duro choque. El Zaragoza se intentó reconectar y cambiar el rumbo del duelo, pero lo único que mostró fue un mal tiro de Eguaras desde la frontal. Alejandro Francés fue amonestado en el minuto 82 después de que su marca se le marchara por primera vez en todo el encuentro. Adrián y el Toro Fernández ingresaron en el terreno de juego por Nieto y Bermejo a falta de cinco para la conclusión, quizás algo tarde teniendo en cuenta el estado anímico del equipo, que no exponía reacción alguna.

Casi en el minuto 90, el árbitro De La Fuente Ramos recibió una comunicación desde la sala VOR para chequear un posible penalti a favor del equipo aragonés, pero tras consultar el monitor, decretó falta en ataque del Toro, al que mostró además cartulina amarilla. La mínima esperanza que podía existir se diluyó inmediatamente. Ya en el descuento, el jugador de la escuadra asturiana Sangalli pudo rematar al Real Zaragoza, pero se topó con el larguero tras una bonita vaselina.

Eguaras recibió amarilla -cumplirá ciclo el siguiente fin de semana- una vez señalado el pitido final, reflejo posiblemente de la desesperación del grupo, incapaz de crear ocasiones que pudieran poner en aprietos a Femenías. El Real Zaragoza perdió una nueva oportunidad de ampliar un poco más la distancia con el descenso, y se despide de esta jornada con los mismos puntos que el Sabadell, que marca la zona roja, y una ventaja mínima de dos puntos respecto al Albacete, último clasificado. La plantilla hizo aguas en todas las líneas y se ha alejado de la dinámica positiva de la que venía dos semanas atrás. El próximo compromiso, contra el Tenerife el sábado 6 de marzo a las 16.00 horas.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies