Pilar Palomero: «Ha sido curioso rodar en los sitios donde jugaba de pequeña»

La directora del filme, Pilar Palomero

Pilar Palomero (Zaragoza, 1980) se ha elevado como una de las directoras más importantes de la escena cinematográfica española. Zaragozana de nacimiento, ha grabado su primer largometraje (Las Niñas, 2019), una película que indaga la vida de una niña de doce años zaragozana en ese momento de transición a la adultez. Una mirada retrospectiva e íntima a un momento en el que los valores infantiles se diluyen en los estímulos de los adultos y los valores de la familia. La película ‘Las Niñas’ se hizo con la Biznaga de oro en el Festival de Málaga a mejor largometraje español, un filme que no ha parado de cosechar audiencia pese a las circunstancias tan complicadas por las que pasa el cine. En la próxima edición de los Goya, su película está nominada a 14 estatuillas entre ellas la de Mejor Película, Mejor Dirección Novel y Mejor Guion Original.

Pregunta.-¿Cómo está después de tan buenas noticias?
Respuesta.-Muy feliz. Estamos muy contentos del recibimiento, hemos recibido mucho cariño de la gente. Toda esta semana (la del estreno de la película) ha estado llena de sorpresas, porque con toda la situación que hay, con los aforos limitados…etc., no sabíamos qué esperar del público y de la situación. Una sorpresa a todos los niveles.

P.-¿Cómo fueron esas semanas de rodaje en Zaragoza?
R.-Muy buenas. Fue vivir el rodaje; me lo pasé bien. Los rodajes suelen ser duros y dramáticos; yo sé cómo son porque he estado trabajando en muchos y en otros departamentos. Estaba preparada para lo peor, para vivir momentos duros, tensos y fue todo lo contrario, hubo un ambiente muy bueno. Un ambiente muy familiar con las tensiones lógicas propias de cualquier familia. Pero al final, una familia muy avenida y ante cualquier problema nos uníamos más. Trabajar con las niñas fue agradable y muy entrañable para todos.

P.-Háblenos del trabajo bibliográfico…
R.-El proceso de investigación se ha basado en dos fuentes. Hablar con mis amigos y familia de mi entorno y documentarme viendo películas y series de la época; también investigué en Internet viendo programas ya olvidados. A la par que iba investigando iba escribiendo el guion, cuando encontraba cosas que me llamaban la atención, las incluía. Lo primero que hice fue abrir mi caja de los recuerdos y luego hablar con mi entorno de cómo recordaba aquel año 92.

«Las Niñas» no ha parado de cosechar audiencia pese a las circunstancias tan complicadas por las que pasa el cine

P.-¿Cómo fue la búsqueda de localizaciones?
R.-Fue un trabajo con mucho esfuerzo y que me encantó. Me llevó a buscar en todos los recovecos de la ciudad. Me encantó rebuscar en Zaragoza y ver los lugares de mi infancia. Las localizaciones de la película son reales, la Sala Green, las camas elásticas de parque Pignatelli. Lo demás fue grabado en el barrio donde me crié. Fue curioso grabar en los sitios donde jugaba de pequeña.

P.-¿Qué hay de usted en la película?
R.-Una importante autobiografía. Todos esos recuerdos del año 92, el universo de Celia, lo del Colegio, esos retos de iniciación del callejón con el cigarro, la discoteca, los juegos entre amigas. Lo demás no está inventado, no hay nada de ficción, está hecho de cosas y testimonios de gente que conozco, cosas que he visto, pero no son autobiográficas.

P.-¿A quién va dirigida su película?
R.-Como directora quiero que esté dirigida a todo el mundo. Sin importar género o edad, porque cuando se hace algo con vocación se busca que se llegue al mayor número de personas posibles. Empiezo ahora a recibir feedback de todas las edades que han conectado con la niña. Pero sí que he notado que, para la gente de mi generación, es una película en la que se ven muy reflejados, con el elemento nostálgico, los radiocasetes, los programas de televisión…

P.-¿Cómo fue enseñar a unas niñas el año 92?
R.-Fácil. Algo cercano, estamos hablando de la generación de sus padres. Y estos les cuentan sus historias. Muchas veces nos decían “mi padre o madre nos contaron tal”. Y aunque sus padres fueran más mayores también podían explicarlo. No hacíamos ensayos, sino sesiones. Nos peinábamos como en los 90, veíamos las series… Jugábamos… fue muy divertido.

P.-Brisa es una niña que viene de Barcelona al colegio de Celia (la protagonista), allí revoluciona a sus compañeras. ¿Cree que Zaragoza tiene esa visión externa de ciudad carca y conservadora?
R.-La película trata más la cuestión de la época, más que de la ciudad. Sí que había mucha diferencia entre Barcelona y Madrid con el resto de España. En el 92, sin Internet, conseguir un disco o ver una película era una cosa más accesible en Madrid o Barcelona. Es esta situación la que marca la diferencia con Celia. No es porque Zaragoza sea más provinciana, todo lo contrario, Zaragoza era más un ejemplo en los 90 con todo el boom musical que hubo.

Para Palomero ha sido emocionante poder ver la película acompañada de su familia, equipo y amigos

P.-¿Qué diferencias culturales tiene Zaragoza con otras ciudades?
R.-No te sabría decir. He pasado mucho tiempo viviendo en Zaragoza. Todo el año que preparé la película lo pasé aquí. La ciudad tiene una vida cultural maravillosa. Aquí en Zaragoza voy a más conciertos y teatro que en Barcelona o Madrid. No sé si es por cuestión de cercanía o accesibilidad, o la oferta o lo que puedas hacer.

P.-Lo que sí está claro es que, motivado por la pandemia, todo el sector se encuentra en un momento difícil… ¿Cómo lo está viviendo?
R.-Estamos a la espera, sobreviviendo y luchando. Cine se hacía antes, pero ahora con más motivos. Los rodajes continúan pese a las grandes dificultades, al igual que la exhibición. Son tiempos de incertidumbre y les ha tocado a todas las industrias y a la nuestra también. Hay que saber adaptarse y fluir.

P.-¿Algún proyecto en mente? ¿Estará Aragón presente?
R.-Estamos en una fase temprana de desarrollo y no sabemos si será en Aragón, pero me encantaría y más en mi tierra. Nuestra Comunidad Autónoma tiene localizaciones increíbles. El proyecto lo estamos empezando con las productoras Inicia films y BTeam.

P.-¿Cómo ha sido ver una película suya en el cine de tu infancia, el Palafox?
R.-No sé ni describirlo; es una sensación muy extraña, como en la mitad de un sueño; tanto trabajo detrás y tantos años de preparación. Tampoco sabes si se vería aquí pero sí que aspiraba a que se viese en los cines de Zaragoza. Ha sido emocionante poder ver mi película acompañada de mi familia, equipo y amigos en los cines de mi infancia.

Print Friendly, PDF & Email