Los premios “Gigantes del Basket” dejan huella en el Casademont Zaragoza

La destacada Generación Z del Casademont. Foto: Basket Zaragoza

La prestigiosa revista “Gigantes” de baloncesto ha premiado este lunes a la “Generación Z” del Casademont Zaragoza y a la jugadora femenina Aminata Sangare. Se trata de la gala número 33 de los premios “Gigantes del Basket”, que concede anualmente la publicación de referencia en el baloncesto español. La entrega ha tenido una puesta en escena tanto de manera virtual como también con un plató instalado en el WiZink Center de Madrid.

En nombre del conjunto rojillo fue el director deportivo, Pep Cargol, quien agradeció la concesión del galardón Gigantes Junior al trabajo de cantera. El premio se debe a la labor que viene desarrollando el club con la denominada “Generación Z”. Cargol destacó que ese trabajo significa “identidad, compromiso, capacidad de trabajo y ganas de desarrollar talento para en un futuro nutrir a nuestro primer equipo”.

El director deportivo desveló que fue el presidente Reynaldo Benito el que puso la primera piedra. “Fue quien potenció esta idea de trabajar como nuestra “Generación Z” para identificar una manera de trabajar en la que creemos, y es una de las señas de identidad de Casademont Zaragoza”, explicó.

Además de Pep Cargol, varios integrantes de este grupo de jugadores tan admirado en el baloncesto nacional explicaron en un video su punto de vista en primera persona. Ahí dejaron claro lo que ha significado en sus respectivas trayectorias ser integrante de lo que es formar parte de un exponente del joven talento aragónes del baloncesto.

Para Javier García, “es una forma de entender el baloncesto en Aragón”. “Representa unos valores que, por suerte, algunos de nosotros hemos podido representar y hacernos artífices de ellos”, comentó. Destacó entre ellos “la rasmia”, algo “muy importante” en el día a día para “intentar darlo todo en la pista y fuera de ella”, expresó.

Desde Oklahoma, Vit Krejci manifesó que la capital aragonesa es prácticamente toda su carrera. “Cuando elegí con 13 años Zaragioza no sabía que había elegido una de las mejores canteras de España. Me ha ayudado a crecer como jugador y como persona, gracias al club, a sus entrenadores y a mis compañeros con los que he podido estar”, comentó.

Por su parte, Jaime Fernández, explicó que para todos los integrantes, la “Generación Z” es el camino para hacerse un hueco en el baloncesto profesional. “Es la forma de llegar a la elite, lograr nuestro sueño y adquirir unos valores que hemos llevado a nuestras vidas privadas”, resumió.

Finalmente, Carlos Alocén destacó que su pertenencia a este grupo de jugadores formados en el corazón de Aragón los es “todo desde los 13 años”, que fue cuando llegó. “No dejar de luchar, no rendirse nunca, jugar en equipo, confiar en tus compañeros… por eso animo a que siga así porque es la seña de identidad de Zaragoza”, definió.

Premios en femenino

Apenas lleva unos meses en la capital aragonesa pero Aminata Sangare está demostrando con su primer año en la elite, el porqué se ha hecho acreedora del Gigante Junior. Un el camino que ha recorrido hasta ser integrante del Casademont Zaragoza de la Liga Femenina Endesa de Carlos Iglesias.

Lejos de su Mali natal, Ami recuerda sus comienzos gracias a su tía. “No quería que estuviera en casa sin hacer deporte y me llevó a un centro para aprender baloncesto”, declaraba. A pesar de su inexperiencia, su progresión le hizo ser llamada a las categorías inferiores de la selección de su país.

Después, tuvo la suerte de poder venir a España, a Torrelodones, donde vivía con una familia que le ayudó “en todo” y en un colegio donde aprendió español. Ahora vive en Zaragoza “en un equipo de máximo nivel, con unas jugadoras maravillosas”. “Sé lo que es y trabajaré duro para seguir en los más alto, persiguiendo el sueño de jugar en la WNBA”, declaró.

Print Friendly, PDF & Email