El Huesca se niega a mirar a Segunda División con la victoria ante el Granada (3-2)

El Huesca marcó tres goles en la primera parte. Foto: LaLiga

Como el ave fénix que resurge de sus cenizas, ahí estaba el Huesca. Se respiraba un clima diferente. De hecho, parecía que el Huesca estaba jugando una auténtica final. Cada semana es una jornada menos para que termine la Liga, y el Huesca, aunque no por puntos, parecía que estaba dando alas y esperanzas a la afición. El partido frente al Granada era la perfecta ocasión para que los aragoneses se agarraran a la Primera División. Y en esta ocasión, el compromiso y ese “a reblar” ha sido más que suficiente. Un golazo del Granada en la primera parte y un penalti fallido del Huesca parecía que iba a condicionar el resto del encuentro, pero el Huesca consiguió reinventarse e imponerse en los primeros 45 minutos con tres goles.

Tras tres jornadas consecutivas repitiendo once, Pacheta se vio obligado a buscar sustituto de Gastón Silva, que será baja alrededor de dos meses por la fractura de tibia que sufrió ante el Sevilla. La portería ha vuelto a ser para Álvaro, que ha estado acompañado por Insua, Siovas y Pulido. En el centro del campo Rico, Seoane y Ferreiro con Galán y Maffeo a los lados. Arriba, Escriche y Rafa Mir. En el once del Granada hubo una revolución total; solo han repetido del equipo que ganó a los italianos Rui Silva y Foulquier.

El primer acercamiento del Huesca sobre el área del Granada llegó en el minuto 4 a balón parado. Aunque no fue una acción de peligro, sirvió para que los altoaragoneses comenzaran a hacerse hueco en El Alcoraz. Y aunque el hueco iba a tardar en aparecer, llegaría. Sin embargo, el Granada no tardó en sorprender a los oscenses con un golazo en el minuto 8. Domingos Quina marcó en el primer disparo a puerta del club andaluz. El balón le llegó a Quina, que se interna en el área y supera a Álvaro. Nada que hacer en esta acción.

La jugada del Huesca y la gran primera oportunidad para los aragoneses llegó en el minuto 16, cuando el VAR señaló penalti sobre Dani Escriche. El delantero remató al larguero el centro de Pulido mientras era embestido por el guardameta. Rafa Mir fue el hombre elegido para empatar el partido, pero estrelló el esférico contra el poste después de engañar completamente al portero. Rafa Mir, dispuesto a levantar al equipo después de fallar el penalti, volvió a tener una nueva oportunidad en el minuto 23, que obligó a Rui Silva a estirarse para detenerlo. Tan solo cuatro minutos después Galán lo volvió a intentar desde fuera del área, pero el portero detuvo sin problemas.

Pero algo cambió en el minuto 31. El Huesca necesitaba quitarse esa espinita del penalti, y Escriche consiguió el empate de los de Pacheta (y su primer gol con la Sociedad Deportiva), que cazó un balón suelto en el área después de una jugada de Ferreiro. En el minuto 34 una falta a favor del Granada volvió a poner entre las cuerdas al Huesca, pero Álvaro detuvo sin problemas. Y esa rabia propia del Huesca volvió a verse en el minuto 38 con un gol de Pulido después de un córner que Javi Galán puso al primer palo.

Rafa Mir quería más y tuvo dos ocasiones más en la primera parte, pero no sirvieron para que subieran al marcador. Y sea justicia o destino, o renacer como ese ave fénix, un intento de remate de Rafa Mir hizo que Foulquier se marcara en propia puerta en el minuto 44. El Huesca quería más, pero el Granada, también.

Segunda parte

Desde los primeros minutos comenzó el peligro en el campo de juego. Dos faltas a favor del Granada tensaron al Huesca, pero todo quedó en un simple aviso. En este partido no solo se estrenó Escriche con su primer gol; Mikel Rico recibió su primera amarilla en el minuto 51 por un agarrón a Machís. El Huesca comenzó la segunda parte desaparecido; tanto ha sido así que en el minuto 58 el Granada supo leer los huecos de los oscenses y Soro anotó el segundo gol para el club andaluz. Machís colgó el balón al área para que el zaragozano rematara completamente solo en el segundo palo. El portero no lo supo ver y no tuvo tiempo para reaccionar.

En el minuto 68 el Huesca volvió a fallar y el Granada estuvo cerca de empatar, pero los puños de Álvaro lo impidieron. El primer intento de respuesta de los oscenses llegaría en el minuto 73 con un centro lateral de Galán que logró rematar de cabeza Rafa Mir, pero el balón se marchó desviado. Mir, por cierto, que desvió una falta a favor del Granada tan solo dos minutos después. Más allá del resultado, hay serios problemas para el Granada, cuando Herrera, ex del Huesca, se ha visto obligado a abandonar el campo lesionado. Minutos después Quina, autor del único gol del Granada, tampoco pudo seguir.

La emoción duró hasta el final del partido. Cinco minutos antes del minuto 90, Rui Silva sacó una mano para evitar un gran impacto de Maffeo. Los oscenses querían más y Siovas estuvo a punto de marcar para los altoaragoneses. Y por si fuera poco, en el minuto 90 el portero del Granada volvió a aparecer y paró un disparo de Rafa Mir. La victoria para el Huesca estaba cada vez más cerca, y todo lo indicó la expulsión de Germán con roja directa por golpear con los tacos en el muslo de Galán. El Granada se quedaba con 10 y el Huesca veía cada vez más real su victoria. Pero en el minuto 93 una falta a favor para el Granada, que hizo que hasta el propio portero subiera, hizo que todos los ojos estuvieran puestos en esta jugada. Pero el balón se marchó fuera.

Este partido era la ocasión perfecta para que el Huesca comenzara a agarrarse a Primera División. Aunque siguen últimos en la clasificación, las sensaciones son muy diferentes. Un montaña rusa de encuentro, con un Huesca muy superior en muchas ocasiones, pero desaparecido en otras tantas. A pesar todo, los oscenses han conseguido su tercera victoria en la Liga y lo que esperan que sea una voluntad más para alejarse de la Segunda División.

Print Friendly, PDF & Email