Los hermanos de Pozondón, culpables de asesinar a su madre y de estafar a la Seguridad Social

Ambos hermanos fueron detenidos en 2019

Los dos hermanos de Pozondón acusados de asesinar y emparedar a su madre en un armario de la casa familiar, Pedro e Isabel Blasco, han sido declarados culpables de un delito de asesinato en la última sesión del juicio, celebrada este jueves. A falta de conocer la sentencia, se les ha señalado culpables también de un delito de estafa a la Seguridad Social, ya que durante dos años ocultaron el fallecimiento de su progenitora beneficiándose de su pensión, cuyo importe ascendió por encima de los 30.000 euros.

El 3 de marzo de 2017, Pedro subió a la habitación de su madre, le dio un vaso de agua y la asfixió con una almohada. Después bajó al piso de abajo donde estaba su hermana jugando a videojuegos y le comunicó que “ya estaba todo hecho”. Tras esto, metieron el cadáver de la mujer en un armario y la emparedaron durante dos años hasta que fue descubierto. Ángela, la madre de Pedro e Isabel, padecía alzhéimer, ceguera y una movilidad muy reducida, afecciones que convertían a la anciana en una persona muy dependiente. En 2017, Ángela sufrió una agravación de su enfermedad y se encontraba “especialmente alterada”.

Según han declarado esta misma mañana ambos hermanos, Pedro comunicó a Isabel que acabarían con la vida de su madre por el gran trabajo que “les daba”. La tarde del 3 de marzo de 2017, Ángela estaba “especialmente nerviosa” y, excedida su paciencia, Pedro subió a la habitación de su madre, le dio un vaso de agua y la asfixió con la almohada. Después bajo las escaleras y le comunicó a su hermana mayor que “ya estaba todo hecho”.

Tras esto, los dos hermanos metieron a la madre a un armario e intentaron quemarla, pero el riesgo de que las llamas afectasen a más partes de la vivienda interrumpió esa acción. Ante esto, el hermano preparó el cemento y tapió la puerta del armario. Dos años después, las sospechas entre los vecinos comenzaron y el Ayuntamiento puso en conocimiento de los Servicios Sociales comarcales que no se tenía noticia de la anciana desde hacía mucho tiempo. La negativa de entrada a una trabajadora social obligó a los agentes de la Guardia Civil a personarse en la vivienda el 19 de junio de 2019.

Pedro, de 50 años, se enfrenta a una pena de 16 años de prisión por asesinato, mientras que su hermana de 52 se enfrenta a ocho por su condición de cómplice. En su última intervención de esta mañana, Pedro Blasco ha querido añadir que la pena que reciba “cree que será justa”. Isabel, en cambio, visiblemente afectada, ha declarado “que no había hecho nada”. En los próximos días se conocerá la pena por el asesinato, que podría ser de entre 15 y 25 años para él y entre siete y medio y quince para ella.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies