El Ayuntamiento clausura la sala que acogió una fiesta ilegal con más de 90 personas

La Policía Local de Zaragoza denunció igualmente al responsable del establecimiento por ejercer actividad sin autorización, incumplimiento de las medidas sanitarias y exceso de aforo

El Área de Urbanismo ha incoado el primer procedimiento sancionador contra una sala de fiestas denunciada por celebrar las denominadas “fiestas Covid”, lo que conllevará una multa económica de entre 601 y 30.000 euros, cierre temporal del establecimiento de hasta seis meses y la pérdida de la licencia temporal para operar como cafetería o bar. La medida se toma contra un local situado en la calle Monasterio de Rueda ante la denuncia cursada por celebrar en su interior, el pasado domingo 14 de febrero, una fiesta con 92 personas cuando, según las limitaciones sanitarias, este local tiene un aforo máximo para actividades autorizadas de 30 personas.

Las personas que se encontraban en el interior, según recogió la Policía Local, estaban bailando y consumiendo bebidas alcohólicas, sin portar mascarillas y sin guardar las distancias recomendadas. Asimismo, se denunció igualmente al responsable del establecimiento por ejercer actividad sin autorización, incumplimiento de las medidas sanitarias y exceso de aforo.

Dicha sala de fiestas operaba como cafetería o bar gracias al decreto de Urbanismo lanzado en septiembre de 2020 para posibilitar a los establecimientos de ocio nocturno obtener, de forma excepcional, el título habilitante para el ejercicio de la actividad como bares y cafeterías. La medida planteaba de este modo alternativas que pretendían paliar las graves consecuencias económicas que sufren los mencionados establecimientos por el cierre decretado a sus negocios.

El consejero Víctor Serrano promovió dicha instrucción “para salvar el máximo número de empleos posible y ayudar a los zaragozanos que tienen un negocio de estas características y no pueden abrir”. Pero como también remarcó el responsable de Urbanismo y Equipamientos, a través de otra instrucción de octubre de 2020, “vamos a sancionar con firmeza y en su grado máximo a aquellos irresponsables que celebren en sus locales fiestas covid y que pongan en riesgo la salud de todos los zaragozanos”. Para Serrano, “no pueden pagar todos por unos pocos ni se puede manchar el buen trabajo y la responsabilidad con la que ejercen su actividad la inmensa mayoría de empresarios y autónomos del ocio nocturno que cumplen a rajatabla las normas fijadas”.

De hecho, a la medida para que los locales de ocio nocturno puedan ejercer como cafeterías o bares se han acogido ya 87 negocios, según los datos contemplados, hasta final de enero de 2021, en el Registro de Urbanismo. La propuesta permite operar como cafetería o bar a través de la presentación del oportuno título habilitante, licencia o declaración responsable, y tiene una duración temporal: mientras persista el cierre de los establecimientos de ocio nocturno por motivos sanitarios.

“Estamos satisfechos con la respuesta, que ha sido mayor de lo esperado, lo que demuestra, por un lado, la necesidad que había y, por otra parte, el acierto de esta medida. Lo prioritario es siempre estar atentos a las necesidades de los ciudadanos y dispuestos a resolver sus problemas. Son muchas las familias que han podido, gracias a esta medida, poder volver a la actividad y tener ingresos. Hemos podido salvar empleos y generar economía”, ha valorado Víctor Serrano.

Posibles sanciones

El local denunciado se enfrenta ahora a un expediente sancionador que, en su grado más alto de infracción, y en caso de tener varias acumuladas o alternadas, puede conllevar la imposición de sanciones económicas de entre 601 y 30.000 euros, así como la suspensión de la actividad, la clausura del establecimiento o la inhabilitación del titular, en todos estos casos por un periodo máximo de seis meses. Sin embargo, la medida más directa será el decaimiento de licencia temporal para operar como cafetería o bar, lo que supone que, tras las correspondientes sanciones que procedan, sólo podría operar como local de ocio nocturno que, en la actualidad, ante las medidas decretadas por las autoridades sanitarias, no tienen permitida su apertura.

“Los gestores públicos estamos para buscar soluciones a los problemas de los ciudadanos y la instrucción para otorgar a locales de ocio nocturno las licencias temporales como cafeterías o bares es una medida ágil, positiva y beneficiosa para el empleo ”, ha apuntado Serrano. No obstante, el consejero de Urbanismo ha sido tajante al asegurar que, “por encima de todo esto sigue nuestro compromiso de ser contundentes ante quienes se saltan las normas y actúan contra la salud de todos”. “Atravesamos una grave crisis sanitaria, quizá el momento más duro que viva nuestra generación, y no podemos permitir que se juegue de forma irresponsable con la salud y el bienestar de todos”, ha concluido Víctor Serrano.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies