Piden tres años para el exalcalde de Malón por falsear un convenio para hacer las fiestas patronales

La vista ha tenido lugar este miércoles en la Audiencia Provincial de Zaragoza

El anterior alcalde de Malón (Zaragoza) junto al también anterior secretario se han sentado esta mañana como acusados de haber falseado un convenio de colaboración con una asociación local para la realización de las fiestas patronales. Un error en el sello usado en el convenio delataría la autenticidad del documento firmado en el 2011.

Las sospechas se levantarían en el Ayuntamiento de este municipio -de 300 habitantes y colindante con Navarra- cuando, tras las elecciones de 2015, entra como alcaldesa, y que continúa, Ana Carmen Calavia, que solicita al exalcalde el convenio con la Asociación Calib, la encargada desde hace varios años de la realización de actividades, entre ellas las dos fiestas patronales del pueblo.

El antiguo alcalde y acusado, también anterior tesorero de la Asociación Calib, ha negado ser el firmante del documento que se supone fue falsificado y que fue entregado a la alcaldesa tras solicitarlo. La perita de la DGA también alertó en el estudio del documento que el convenio había sido impreso en otra impresora que no era la oficial a lo que el exalcalde ha contestado que lo había impreso en su puesto de trabajo y no en la Alcaldía.

El exsecretario ha declarado que su única misión en esta causa fue la entrega del documento que le dio el antiguo regidor a la nueva y que él “no sabía nada, ni si era el original o no”. También ha afirmado que “el Ayuntamiento tenía tres sellos” y que la llave de su despacho “la tenían 50.000 personas”, aludiendo así que alguien más podría haber sellado tal convenio sin su permiso. Porque de sellos va la cosa. La secretaria que continuó tras el despido del acusado ha declarado que el Consistorio, cuando ella entró, solo poseía un sello y que, tras enviarlo al Juzgado, tuvieron que “comprar otro corriendo”.

La perita ha declarado que el documento entregado a la alcaldesa “no es auténtico” y que el sello utilizado muestra una hendidura de una rotura del sello producida en el 2015 y el convenio con la Asociación se habría firmado en 2011. Ambos acusados se enfrentan a una pena, solicitada por la acusación particular ejercida por la actual alcaldesa, de tres años de prisión y siete meses del pago de una multa. La Fiscalía, en cambio, ha pedido la absolución al considerar que no existen pruebas suficientes para culpar a los dos varones.

Print Friendly, PDF & Email