La DPT presenta el nuevo sello de San Martín del Río para el salvoconducto del Camino del Cid

El Salvoconducto del Camino del Cid es la credencial en la que el viajero estampa lo sellos de las distintas poblaciones por las que pasa

El presidente de la Diputación de Teruel, Manuel Rando, ha presentado en San Martín del Río el nuevo sello del municipio para el Salvoconducto del Camino del Cid. Acompañado por el diputado de Cultura y Turismo, Diego Piñeiro, Rando ha explicado a la corporación municipal y a los vecinos y vecinas que se han acercado a la cita algunas de las características de este recurso que dinamiza la ruta cultural promovida por ocho diputaciones provinciales: Burgos, Soria, Guadalajara, Zaragoza, Teruel, Castellón, Valencia y Alicante.

El Salvoconducto del Camino del Cid es la credencial en la que el viajero estampa lo sellos de las distintas poblaciones por las que pasa. Recuerda al documento que se utilizaba durante la Edad Media para asegurar el paso libre y seguro de viajeros y mercancías. Actualmente el salvoconducto se sella en 198 localidades de la ruta. San Martín del Río se suma a las 30 localidades de la provincia que ya cuentan con su propio sello, con un total de 83 puntos de sellado.

El presidente Manuel Rando ha explicado que la Diputación de Teruel da mucho valor a el potencial turístico y de generación de actividad econónomica del Camino del Cid y, por eso, “estamos dispuestos a potenciarlo, a fomentarlo, como una forma también de fomentar uno de los pilares básicos de nuestra economía como es el turismo”.

El sello de San Martín del Río hace alusión a su magnífica Iglesia de San Martín, una de las joyas del patrimonio mudéjar aragonés. El diseño hace un guiño a la torre y a los vanos de la parte superior de la nave. Además, las letras aluden a este elemento estableciendo un bonito juego visual. Cuando una localidad traslada su interés en sellar el Salvoconducto, el Consorcio crea un diseño con en el que aparezca reflejado algún elemento significativo de la localidad o bien sobre la relación de la población con la figura o la época del Cid, en el caso de que exista. Al recibirlo, también llega un azulejo con la corneja del Camino que sirve como distintitivo de que el lugar el punto de sellado.

“El tener un sello del Salvoconducto supone actividad económica para ese lugar, porque los viajeros paran, recorren el pueblo o visitan los centros expositivos, consumen… Y esto supone activar una microeconomía muy importante para un territorio como el nuestro”, ha dicho Rando. Ha explicado que tanto la alcaldesa de San Martín del Río, Carmen Montero, como el concejal de Cultura, Agustín Gil, le habían dicho que es frecuente el paso de viajeros que recorren el camino por el centro de la población por lo que “hay que sacar el máximo provecho de esta circunstancia”.

Contar con un sello no solo supone formar parte de una lista muy demandada de recuerdos del paso por el Camino del Cid, diseñados por Julián de Velasco, sino que es una forma de conocer la “historia secreta” de las poblaciones por las que pasa el viajero. Con cuatro sellos de cada una de las ocho provincias de la ruta, el viajero obtendrá gratis el diploma acreditativo del Camino del Cid. En total hay 515 puntos de sellado en toda la ruta.

Pero, además, con el Salvoconducto se pueden obtener descuentos iguales o superiores al 10% en los más de 200 alojamientos que forman parte de la Red de Sellado del Camino, siempre y cuando se contrate directamente con el establecimiento y no a través de terceros o de plataformas digitales. También se puede acceder a algunas promociones puntuales o regalos como pulseras, chapas, gorras, bandoleras, camisetas, etc.

Además de los ayuntamientos, para su sede o en sus distintas dependencias municipales, pueden solicitar el sello del Salvoconducto y formar parte de la Red de Sellado las oficinas de turismo de las localidades que forman parte de la ruta, museos, centros e interpretación y de recepción de visitantes, los bares y centros sociales en poblaciones con menos de 1.000 habitantes censados o todos los alojamientos (hoteles, hostales, albergues, campings, establecimietnos rurales de alquiler compartido) que se encuentren en cualquiera de los pueblos de la ruta.

Localidades turolenses donde se puede estampar el sello en el Salvoconducto: Albarracín, Báguena, Bronchales, Burbáguena, Calamocha, Cantavieja, Cella, El Poyo del Cid, Fuentes de Rubielos, Gea de Albarracín, Huesa del Común, La Iglesuela del Cid, Lechago, Linares de Mora, Loscos, Monforte de Moyuela, Monreal del Campo, Montalbán, Mora de Rubielos, Mosqueruela, Noguera de Albarracín, Nogueruelas, Olba, Orihuela del Tremedal, La Puebla de Valverde, Rubielos de Mora, San Martín del Río, Teruel, Torres de Albarracín, Tramacastilla y Valbona.

Punto de acogida

Además de los puntos de sellado, el Camino del Cid cuenta también con una red de puntos de acogida habilitados en localidades donde hoy hay alojamiento. Una localidad turolense, Huesa del Común, acaba de habilitar dos puntos de acogida para los viajeros del Camino del Cid. Son espacios que el ayuntamiento pone a disposición de los viajeros de nuestra ruta que, por diversas razones, no han podido encontrar alojamiento o una habitación en localidades más próximas.

El viajero puede conocer estos puntos de acogida en el siguiente enlace: https://www.caminodelcid.org/info-viaje/puntos-acogida/.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies