El Arzobispado confirma que no habrá procesiones en la Semana Santa de 2021

La institución ha insistido en que la Semana Santa "no queda suprimida"

El Arzobispado ha decidido suspender las procesiones que iban a celebrarse en la Semana Santa de 2021. Según un comunicado emitido por las seis diócesis aragonesas, “teniendo en cuenta las circunstancias excepcionales creadas por la pandemia de la Covid-19, la alta incidencia de los contagios y de la enfermedad, considerando las previsiones para los próximos meses”, las diócesis han preparado un decreto para la Cuaresma y Semana Santa de este año 2021, en el que anuncian la suspensión de estos actos.

“Por un lado, quedan suspendidos todos los actos y celebraciones organizados por parroquias, hermandades y cofradías, asociaciones u otros grupos de fieles, que tengan carácter de culto externo y en general todos aquellos en los que se haga uso de la vía pública»”. Esto implica que, han incidido, no se podrán utilizar “los exteriores de los edificios para realizar cualquier tipo de concentración o de acto de culto”.

En su lugar, y particularmente en lo que se refiere a diferentes actos y estaciones de penitencia, las seis diócesis aragonesas han explicado que “se seguirán los subsidios litúrgicos e invitaciones que las propias diócesis, las delegaciones episcopales, parroquias, cofradías y asociaciones ofrecerán oportunamente para vivir en profundidad el tiempo de la Cuaresma y de la Semana Santa”. Por ello, los obispos subrayan que “la Semana Santa no queda suprimida” y exhortan a todos los grupos eclesiales y fieles cristianos “a vivir con verdadera profundidad las celebraciones litúrgicas, y especialmente las del Triduo Pascual”.

Cumplimento de las medidas de prevención

Asimismo, han solicitado que durante la próxima Cuaresma y Semana Santa “se celebren con una especial espiritualidad los cultos internos, eucaristías y actos de piedad que se realicen; siempre teniendo en cuenta las medidas sanitarias de protección y aforo establecidas tanto por la normativa diocesana como por las autoridades civiles”.

Además, los prelados aragoneses piden a las comunidades cristianas que “extremen los auxilios y ayudas a los más necesitados y se eleven constantes preces a Nuestro Señor Jesucristo y a la Santísima Virgen María por el fin de la pandemia y por los más afectados por ella, vivos y difuntos”.

Los decretos han sido promulgados teniendo en cuenta las previsiones sobre la evolución de la pandemia, tras ser consultadas las autoridades civiles y sanitarias y escuchar a los órganos diocesanos competentes.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies