Menos del 9% del acoso machista en las calles acaba en denuncia

La ONG Plan International ha presentado un proyecto para estudiar la percepción de seguridad en las calles de chicas entre 15 y 25 años, haciendo una radiografía del acoso callejero centrado en las principales ciudades de España: Madrid, Barcelona y Sevilla. Los datos recabados revelan que menos del 9% del acoso acaba en denuncia.

El proyecto “Safer Cities for Girls” ha elaborado un mapa participativo en el que las jóvenes pueden marcar puntos donde se han sentido inseguras o han sido víctimas de algún tipo de acoso en el espacio público. Actualmente, ya hay alrededor de 15.000 “puntos negros” y revelan situaciones como tocamientos, insultos o masturbaciones públicas.

“Estaba en el parque con una amiga y nos dimos cuenta de que había un hombre escondido en un arbusto masturbándose y mirando hacia nosotras”, recoge uno de los testimonios del mapa en un punto ubicado en el Parque del Oeste de Madrid. El estudio también se llevará a cabo en tres de las ciudades de Bélgica con mayor población: Bruselas, Amberes y Charleroi.

Actualmente ya hay alrededor de 15.000 puntos negros marcados en el mapa

“Por primera vez en la historia, hay más personas viviendo en las ciudades que en zonas rurales y en 2030 habrá unas 700 millones de niñas y jóvenes viviendo en áreas urbanas, allí tendrán más oportunidades y también más riesgos”, explica Plan International.

El objetivo del proyecto, financiado por la Comisión Europea, es recopilar datos sobre las experiencias de acoso callejero de mujeres jóvenes y “cuantificar y tener datos fiables” sobre este tipo de violencia de género, de forma que las ciudades sean “seguras, responsables e inclusivas”.

Desde Plan International hacen un llamamiento para que se adopten medidas como sanciones para el acoso callejero, simplificar los sistemas de denuncia, diseñar los espacios públicos con perspectiva de género o identificar con datos e “información científica y rigurosa” el acoso callejero para conocer la dimensión del problema, así como invertir en prevención.

Print Friendly, PDF & Email