La DGA no investigará el Obispo Polanco tras la acusación de saltarse el turno de vacuna

Hospital Obispo Polanco

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Aragón ha dado carpetazo al tema de los supuestos saltos del turno de vacuna en el Obispo Polanco de Teruel. Después de que el jefe de la UCI, el doctor José María Montón, asegurase que se habían colado administrativos y sindicalistas, Sanidad cree que no hay pruebas suficientes. De esta forma, no habrá una investigación por la causa.

Sira Repollés, consejera de Sanidad, ha aseverado que se requirió un informe “que pudiese aclarar y dilucidar detalles sobre las afirmaciones”. Sin embargo, asegura que “la contestación no ha podido aclarare este aspecto”. Cree que no se ha dicho ni la fuente, ni quienes eran estas personas ni si es cierto que llegó a suceder.

A su juicio, son “afirmaciones gratuitas”, como ya expresó en su momento sobre este asunto. “Como no se ha podido demostrar ni han podido dar información, hemos decidido no seguir adelante”, sentenciaba sobre este asunto. De este modo, el hospital continuará con la actividad que había tenido hasta ahora.

Por otra parte, Repollés ha descartado por ahora el cribado masivo en Teruel. Considera que la detección y el seguimiento de casos es el correcto. Los masivos los utilizarían cuando “no fuese posible mantener el grado ni el control de la trazabilidad”. Eso es algo que en Aragón “nunca se ha producido”, ya que se tiene perfectamente controlada a la población. Eso sí, “no quiere decir que nunca se vaya a hacer”.

Al cribado masivo le ve varios problemas. En primer lugar, solo va la gente que quiere, “y casi siempre es la que menos está contagiada”. Por otra parte, da sensación de “falsa seguridad”. Afirma que el resultado negativo es algo concreto. En último lugar, cree que se trata de una radiografía de un momento puntual.

Print Friendly, PDF & Email