UGT y CCOO se movilizan para reclamar la subida del SMI y las reformas laborales y de las pensiones

UGT y CCOO exigen al Gobierno que cumpla sus compromisos y ponga en marcha la subida del SMI

La pandemia de la Covid-19 ha puesto en jaque diferentes áreas de la vida cotidiana. Una de las parcelas más afectadas ha sido el mercado laboral, en el que han aumentado tanto la precariedad como el desempleo, desembocando en graves consecuencias económicas y sociales. En este contexto, los secretarios generales de UGT y CCOO Aragón, Daniel Alastuey y Manolo Pina, han presentado este lunes en el Centro de Formación Arsenio Jimeno las movilizaciones convocadas en Aragón bajo el lema #AhoraSíToca, dentro de la campaña nacional iniciada por ambos sindicatos para retomar la agenda sociolaboral que quedó interrumpida en marzo de 2020 a causa de la pandemia. Las movilizaciones, con las medidas sanitarias adecuadas, tendrán lugar este jueves 11 de febrero a las 12.00 horas a las puertas de la delegación de la DGA en Zaragoza (con un aforo máximo de 150 personas), y en las subdelegaciones de Huesca y Teruel (con un aforo máximo de 30 personas en cada una).

Ambas agrupaciones sindicales quieren exigir al Gobierno que cumpla sus compromisos y ponga en marcha la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), la derogación de las reformas laborales y la reforma de las pensiones del año 2013. El objetivo principal es reivindicar “empleos cualificados de calidad bien retribuidos”, ha subrayado Alastuey. “Hemos convocado estas concentraciones para poner encima de la mesa cuestiones tan primordiales como el SMI (que con las subidas de los dos últimos años no se han compensado las pérdidas de los diez años anteriores), las pensiones y parte de la reforma laboral para visualizar un cambio de políticas que beneficie a la mayoría social”, ha completado Pina, que ha aclarado en todo momento que la prioridad continúa siendo el control de la pandemia.

Tanto UGT como CCOO, que habían firmado multitud de acuerdos y habían mantenido diversas conversaciones con el Gobierno antes de la pandemia, instan al Ejecutivo y a la patronal CEOE a retomar las negociaciones llevadas a cabo en relación al modelo sociolaboral. Teniendo en cuenta que a raíz de la crisis sanitaria el PIB ha sufrido por primera vez una caída mayor que el empleo, los sindicatos ven necesaria la mejora y reforma de una serie de medidas encauzadas a “paliar la crisis de los trabajadores”. En este sentido, Pina requiere el diálogo social de cara a poder “incrementar el SMI para que el salario mínimo corresponda al 60% de los salarios medios, derogar la reforma de pensiones impuesta en 2013 y acabar con las filtraciones interesadas, como la de ampliar de 25 a 35 años los periodos de cómputo”.

Reforma laboral

Ambos representantes han hecho hincapié en la reforma laboral, uno de los pilares básicos para estos sindicatos, incidiendo mayoritariamente en cuatro aspectos trabajados antes de las últimas elecciones españolas y concretados después de las mismas durante febrero de 2020. “Estos aspectos de la reforma tienen que ver con eliminar la prevalencia del convenio de empresa, con la ultraactividad, con el abuso de la subcontratación y con las inaplicaciones de convenio”, han remarcado.

A través de estos cuatro temas pretenden reequilibrar la negociación colectiva. Además, han apuntado que a medio plazo querrán negociar otra serie de medidas en el ámbito de las relaciones laborales, tales como las contrataciones en empresas, las condiciones de trabajo y los términos de salida.

“Los compromisos adquiridos con Bruselas deben cumplirse, a pesar de que hay ligeras sospechas de que ciertos estamentos quieren aprovecharse de la situación para salir beneficiados”, ha recalcado Alastuey, añadiendo que “el Gobierno de España tiene que derogar la reforma laboral del 2012 para volver al convenio del sector, respetar la retroactividad de los convenios, regular la subcontratación y recuperar la causalidad tanto en la modificación de condiciones de trabajo como en los despidos”.

Crisis de los trabajadores

Asimismo, Daniel Alastuey ha remarcado la necesidad de “dignificar salarios y el mercado de trabajo”, así como perseguir el fraude en la contratación, “la raíz verdadera de la precariedad en nuestro mercado de trabajo”. “La crisis actual está teniendo un precio muy alto para los trabajadores porque, por ejemplo, en Aragón tenemos 17.000 parados más que hace un año y hemos perdido 12.000 afiliaciones a la Seguridad Social”, ha recordado el secretario. En este sentido, abordar el mercado de España a través de los fondos europeos es uno de los compromisos por parte de la UE, haciendo hincapié en la precariedad laboral y en la sostenibilidad del sistema de pensiones.

Tanto Pina como Alastuey han anotado que España no puede seguir con el marco normativo impuesto en el gobierno de Mariano Rajoy, y debe apostar por un sistema con mayor capacidad para “proteger a los ciudadanos y para reaccionar ante las crisis”. “Debemos retomar las ideas encauzadas en marzo de 2020 para poder establecer una línea que favorezca las condiciones sociolaborales y económicas de todos los trabajadores. Esto es lo que queremos reivindicar con las movilizaciones de este próximo jueves”, han concluido.

Print Friendly, PDF & Email