Los dueños de parques de bolas de Aragón piden ayudas directas para evitar la ruina del sector

El 20% de estos centros ha cerrado ya de manera definitiva en Aragón

La Asociación de Parques Infantiles y Salas de Ocio de Aragón (APISOA) ha denunciado que vive una situación dramática desde el comienzo de la pandemia y ha solicitado ayudas directas específicas para el sector. El objetivo es compensar las pérdidas sufridas por la obligatoriedad del cierre dictado por el Gobierno de Aragón.

Además, han pedido que dichas ayudas se mantengan mientras persista la orden o se tenga que abrir con fuertes restricciones.

La asociación ha recordado que, desde el pasado mes de marzo, la actividad de estas instalaciones ha estado cerrada por orden de Salud Pública, a excepción de los meses de verano en los que se podía abrir con restricciones, que coincide con la temporada baja del sector.

“Nos hemos reunido con Salud pública y hemos puesto sobre la mesa todas las medidas necesarias operar con seguridad y que se aplican en actividades afines que sí están autorizadas a ejercer la actividad y nos ha confirmado que no nos permiten abrir nuestros locales. Sin embargo, Salud Pública no ha entrado aún a analizar estas medidas y reitera su postura de mantener el cierre de nuestro sector”, han lamentado en un comunicado.

El sector calcula una pérdida de facturación de 1.894.200 euros en los once meses que los Centro de Ocio Infantil de Argón han estado obligados a mantenerse cerrados o con restricciones. Esta situación supone una reducción de nuestra fracturación del 95% en los tres últimos trimestres del año en 2020 con respecto a 2019.

Denuncian públicamente que los Centros de Ocio Infantil siguen haciendo frente cada mes a su estructura de gastos fijos pese a no contar con ningún tipo de ingresos. En este sentido han apuntado que los costes fijos en estos once meses ascienden 1.228.975 euros que tienen que pagar de su patrimonio personal al no contar con ningún tipo de ingresos.

“A pesar del trabajo realizado en reducir drásticamente nuestros gastos, cada local tiene que hacer frente a 2.725 euros mensuales de gastos”, han expuesto en dicho comunicado y añaden que esto pone en grave riesgo la viabilidad de sus negocios.

El 20% de estos centros ha cerrado ya de manera definitiva

Han recordado que un 20% de los centros de ocio infantil y familiar ya han cerrado de forma definitiva a causa de la difícil situación económica.

Otros tantos, han comunicado su clausura próximamente si no hay cambios. Han remitido su situación que califican de “terrible” a los grupos políticos y a la administración pública correspondiente.

Desde la asociación han recordado que otros sectores han mantenido siempre abierta su actividad, con diferentes aforos, sin embargo, han estado recibiendo ayudas directas a las que su sector, y otros muchos, no han podido acogerse.

“El futuro de pequeños empresarios y autónomos de la Comunidad de Aragón depende de ello ya que en la situación actual el ocio infantil está en peligro de extinción. Más de un centenar de puestos de trabajo directos podrían perderse. Otros 200 de manera indirecta viven de nuestra actividad como monitores y animadores de eventos, decoradores de eventos, etc.”, han recordado.

Print Friendly, PDF & Email