Una gran primera parte sirve al Real Zaragoza para sumar su segunda victoria consecutiva (1-2)

Los blanquillos suman 13 de los últimos 18 puntos. Foto: @RealZaragoza

El Real Zaragoza sumó en Málaga su segunda victoria consecutiva por primera vez esta temporada y la primera a domicilio sobre el césped, al imponerse en La Rosaleda por 1-2. Los de JIM cuajaron una más que notable primera parte y se marcharon al descanso con dos goles de ventaja gracias a los tantos de Igbekeme y Vigaray, este último al filo del entreacto. Los blanquillos contuvieron a su rival sin mayores problemas en la segunda mitad y, aunque un golazo de Luis Muñoz parecía augurar unos últimos diez minutos de infarto, el equipo supo amarrar el resultado y conseguir un valioso triunfo.

Formaba el Real Zaragoza con James Igbekeme como principal novedad en detrimento de Zanimacchia, unida a la ya sabida ausencia de Cristian Álvarez que otorgaba la titularidad a Ratón. Ambos equipos entraron bien al encuentro y los primeros diez minutos fueron de tanteo, con Álex Alegría merodeando el área rival, hasta que los zaragocistas mordieron: Vigaray se internaba por la derecha y centraba a Narváez dentro del área, quien prolongaba a la media vuelta para que Igbekeme, llegando desde atrás y con la colaboración del defensor, hiciera el 0-1 de cabeza.

Tras el gol, los de JIM asumieron la batuta, bien colocados en defensa e inspirados en la elaboración cuando tenían la pelota. Sin embargo, los de Pellicer a punto estuvieron de igualar las fuerzas con tres lanzamientos de esquina consecutivos que la defensa zaragocista no acertó a despejar. Mediado el tramo, el Zaragoza se encontraba cómodo en el campo, con Francho y Eguaras dominando el choque. Precisamente de las botas del navarro nacía un pase milimétrico que dejaba a Narváez solo ante Soriano, pero el colombiano no acertaba en su definición.

Tras esta ocasión llegó la réplica inmediata de los andaluces por mediación de Álex González, que cruzaba en exceso su disparo desde el interior del área. Pasada la media hora, Caye Quitana probaba suerte de nuevo, y su cabezazo obligaba a Ratón a emplearse al máximo para enviar la pelota a córner. Para entonces, el partido parecía cambiar de signo y llegaban los minutos de dominio local, aunque los zaragocistas casi doblan su ventaja en un envío de Vigaray que Alegría no acertó a embocar a gol.

El lateral zaragocista era uno de los nombres propios del encuentro y, al borde del descanso, se convertía en protagonista inesperado. Álex Alegría provocaba de la nada una falta lateral, que Bermejo servía al corazón del área y llegaba al “2”, que conectaba un cabezazo inapelable a la escuadra de Soriano. Gol psicológico de los de JIM, que se marchaban al descanso con un botín que recompensaba el buen trabajo realizado durante el primer tiempo.

Segunda parte

El paso por vestuarios sirvió a los de JIM para concienciarse de la importancia de salir enchufados a la segunda mitad, para que los minutos fueran pasando y navegar poco a poco hacia la victoria. Francés y Jair remaban para ello, mostrándose sólidos, rápidos y complementarios el uno al otro. Rahmani lo intentaba de espuela pero se marchaba alto, mismo resultado que una falta desde la frontal cuando se cumplía la hora de partido.

La segunda parte atravesaba su ecuador y el partido parecía dormido, con ambos conjuntos sin exponer grandes argumentos de peligro. Aún así, Francho estuvo cerca de marcar uno de los goles de la jornada, al probar fortuna desde el centro del campo aprovechando una mala salida de Soriano, pero la defensa llegó hasta la pelota antes de que atravesase la línea. Alegría dejaba su sitio al Toro Fernández, como ya había ocurrido antes con Igbekeme y Adrián. En el 75, Chavarría remataba por encima de la portería de Ratón una falta lateral.

El partido entraba en sus últimos diez minutos cuando el Málaga consiguió recortar diferencias. Con Francés tendido en el suelo tras recibir un pisotón de Orlando Sá, Luis Muñoz conectaba un potente disparo desde la media distancia, que se iba alejando de Ratón y terminaba entrando pegada al poste. Era el 1-2 y el encuentro se abría por completo, aguardando unos últimos minutos de máxima tensión.

Para evitarlo, JIM metía a Peybernes y el Real Zaragoza pasaba a defensa de cinco, con la que no pasó apuros en los instantes finales y pudo amarrar la victoria. Este triunfo supone al equipo sumar la totalidad de los seis últimos puntos, con un bagaje de 13 de 18 desde que JIM cogió al equipo, y conseguir ganar también lejos de La Romareda, algo que no se había conseguido este curso hasta la fecha, amén de los tres puntos conseguidos en los despachos por la alineación indebida del Alcorcón.

Print Friendly, PDF & Email