El balón parado y las segundas jugadas, principales castigos del Huesca ante el Real Madrid

Pacheta señalaba la falta de precisión en las dos áreas como uno de los “detalles” que habían decidido el partido. Foto: @realmadrid

La Sociedad Deportiva Huesca amanece este domingo con las sensaciones amargas que dejó el choque ante el Real Madrid en El Alcoraz. Por un lado, los de Pacheta tuvieron a su merced durante unos minutos a uno de los pesos pesados del fútbol español, pero por otro se dejó empatar cuando mejor estaba y terminó cediendo en una jugada de estrategia que desveló las carencias azulgranas.

El choque enfilaba su recta final con todo por decidir cuando los de Zidane disponían de una falta lateral en el campo oscense. Kroos pone el balón a espaldas de la defensa, encuentra a Casemiro y el brasileño, sin opción efectiva de remate, envía el balón al segundo palo, donde aparece Varane para hacer su segundo gol de la tarde y culminar la remontada aprovechando la desconexión azulgrana.

No obstante, el gol del empate, también del central francés, había tenido un guion similar. Esa vez, fue Benzema quien botó un libre directo desde la frontal, que golpeó en el larguero y salió despedido hacia arriba, cayendo a un metro escaso de la portería de Álvaro Fernández y con el meta desubicado, donde Varane fue el más rápido (y el más alto) para meter la cabeza, hacer la igualada y dejar en papel mojado todos los intentos del Huesca para doblar la ventaja.

Esa circunstancia, común a los dos goles encajados, no escapó ni a Pacheta ni a los jugadores, representados en el día de ayer al término del encuentro por el guardameta Álvaro Fernández, cuya más que notable actuación no pudo evitar la derrota de su equipo. “La estrategia es algo que debemos mejorar y es lo que se nos puede achacar hoy. Si el Real Madrid te gana, que sea por talento y no por la estrategia”, lamentaba el arquero.

En esa línea iban también las palabras del técnico, que señalaba la falta de precisión en las dos áreas como uno de los “detalles” que habían decidido el partido. “En esos detalles es donde tenemos que trabajar” reconocía Pacheta. El próximo rival ante el que tratará de ponerlo en práctica es también exigente, ya que los azulgranas se medirán la próxima semana al Sevilla en el Sánchez Pizjuán, con el objetivo de abandonar el farolillo rojo de la tabla.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies