La precariedad y la temporalidad se sitúan como las principales causas de la pobreza laboral

La secretaria de acción sindical, Sonia García, en las declaraciones de CCOO

En el año 2019, 40.900 aragoneses/as tuvieron un salario de 507 euros al mes en 12 pagas, una retribución de 6.048 euros al año, y se situaron en el decil número 1 de este informe. En el segundo decil encontramos a 35.800 trabajadores/as por cuenta ajena que cobraron 990 euros, es decir 11.800 que distribuido en salario mensual y dos pagas extras suponen una nómina de 849 euros. Sonia García, secretaria de acción sindical, asegura que “el abuso de la contratación parcial es un problema que va en aumento cada año. Muchas personas tienen que aceptar estos trabajos porque no tienen otra alternativa”. La mayoría de ellos se engloban en los deciles con los salarios más bajos.

Con estos datos se puede concluir que 1 de cada 6 trabajadores/as por cuenta ajena en Aragón están en situación de pobreza laboral. Esta situación se lleva forjando desde el año 2010 con la consolidación de la crisis económica que comenzó en 2008 y trajo consigo duros ajustes salariales y un debilitamiento de la negociación colectiva. Así, el valor medio de la reducción del salario medio en Aragón ha sido del 8%, desde el 2010 hasta el año 2019. El IPC medio acumulado fue del 11,40% lo que restó poder adquisitivo.

El tesón negociador de los sindicatos ha conseguido que mediante la subida del SMI hasta los 900 euros y la firma del IV AENC con la patronal, los salarios mejoraran en 2019 y rompieran con esa tendencia a la baja que marcó la gran recesión de 2008. Gracias a la subida del SMI, los deciles-salarios más bajos mejoraron, beneficiando a unos 75.800 trabajadores/as. En el caso del decil 1 supuso un incremento del poder adquisitivo del 4,98% pasando de 483,31 euros en 2018 a 507, 39 euros al mes, en 2019. El AENC 2018-2020 marco mejoras salariales de un 2,33%, en 2019 y un 1,92%, en 2020. Según Carmelo Asensio, “además la subida del SMI en un 22% en 2019 fue compatible con la creación de 14.300 puestos de trabajo y la reducción del paro. Con lo que se demuestra que mejorar el SMI no supone destrucción de empleo y mejoran los salarios más bajos”.

CCOO alerta que se debe derogar los aspectos más lesivos de la actual legislación laboral y fortalecer la negociación colectiva para seguir equilibrando los salarios y contrarrestar los terribles efectos que está teniendo la pandemia en el mercado laboral aragonés. El sindicato ha señalado que los atisbos de recuperación económica que se produjeron en 2019, se debían traducir en un reparto más igualitario de la riqueza para que sus efectos llegaran a toda la ciudadanía. Y es que la crisis económica que ha afectado durante una década al mercado laboral aragonés ha agravado las diferencias entre los salarios.

En el año 2007, antes de la irrupción de la crisis económica, el salario más bajo en Aragón se situaba en los 492 euros y el más alto en 3.667 euros. Los asalariados del decil 1 cobraban 7 veces menos que las personas con salarios más altos. En 2010 la proporción se situaba en 9 a 1(480 euros vs 4466), una tendencia que se consolidó hasta el 2019, año en el que se redujo este diferencial hasta 8,84 a 1 (507 vs 4.483 euros).

Radiografía

El perfil de las personas que se encuentran en el decil 1 es mujer (74,5 del total) que trabaja a tiempo parcial (97,1% del total no tiene un contrato a jornada completa), trabaja en una empresa pequeña (51,3% de las personas que se sitúan en el decil 1, están en empresas con menos de 10 trabajadores) y se engloba en el sector privado, más concretamente en hostelería, turismo y agricultura.

“CCOO insiste en la subida del SMI en 2021 porque tienen una repercusión directa en los salarios más bajos. Reivindicamos también el papel de la negociación colectiva como instrumento necesarios para mejorar el poder adquisitivo de los trabajadores/as”.

Print Friendly, PDF & Email