BBVA prevé que Aragón sea la segunda comunidad en recuperar su nivel de PIB “pre-Covid”, en 2022

De cumplirse las previsiones, la tasa de paro aragonesa se reduciría hasta el 10,3%, una de las más bajas de España

Según las previsiones de BBVA Research, la actividad en Aragón podría crecer un 5,6% en 2021 y un 6,4% en 2022. Con ello, la comunidad sería, tras Navarra, la segunda región española con mayor nivel de recuperación del PIB respecto al nivel anterior al Covid-19. Este avance, según ha explicado el economista jefe en España de BBVA Research, Miguel Cardoso, se apoyará en “el mayor dinamismo del consumo, el avance de la vacunación, la recuperación de la demanda europea, la mayor utilización de la capacidad instalada y ahora ociosa, el esfuerzo inversor en bienes de equipo y el impulso que permitirán los fondos europeos”.

De cumplirse estas previsiones, ha explicado, se crearían en Aragón unos 16.000 nuevos empleos en el periodo entre 2019 y 2022. Con ello, la tasa de paro aragonesa se reduciría hasta el 10,3%, una de las más bajas en España.

No obstante, ha señalado que la incertidumbre es “elevada”, en particular en lo que pueda suceder con el proceso de vacunación y el reparto de los fondos europeos, lo que podría condicionar la velocidad de la recuperación. Según el último informe, presentado este miércoles, y el director de la Territorial Norte de BBVA, Carlos Gorria, el PIB de Aragón se habría reducido en 2020 un 9,7%, lo que supone un impacto de la crisis menor que el esperado para el conjunto de la economía española (descenso del 11%).

La evolución del consumo privado y de las exportaciones de bienes es el principal factor en el que descansa este mejor comportamiento relativo de Aragón, según ha apuntado Cardoso, ya que “el menor peso relativo de los sectores de consumo social favoreció una recuperación más rápida y un impacto final inferior en la demanda aragonesa”. Por su parte, las exportaciones aragonesas de bienes habrían superado, en la segunda mitad de 2020, el nivel alcanzado a finales de 2019. Este impulso, en palabras de Cardoso, se debe “al mayor dinamismo del sector automotriz, y al aumento de las ventas en el agroalimentario y las semimanufacturas”. Por destino, son las ventas a Europa y Asia las que impulsaron la demanda externa aragonesa.

En este escenario, el impacto en el mercado laboral fue “significativo, aunque heterogéneo y con algunas diferencias respecto a 2008”. Así, se concentró en sectores de consumo social y con menor capacidad de teletrabajo, aunque Cardoso ha resaltado que en Aragón “prácticamente todos los sectores evolucionaron menos negativamente que en España”.

Según el estudio, desde el punto de vista territorial, la pérdida de afiliación fue mayor en el Pirineo, más dependiente del turismo de montaña, y en el eje del Ebro, por su mayor especialización en actividades de industrias consideradas no esenciales en la primera fase de confinamiento. Por el contrario, las comarcas cercanas a las capitales, con más relevancia de las actividades esenciales y, La Franja, de las agroindustriales, se vieron menos afectadas. Con todo, el informe muestra que las medidas públicas adoptadas habrían mitigado los efectos negativos en el mercado de trabajo.

Recuperación iniciada en 2021 y acelerada en 2022

El deterioro de la situación sanitaria y las medidas de distanciamiento social a finales de 2020, así como las menores previsiones de crecimiento en la Unión Europea (UE) para 2021, condicionan el crecimiento previsto del PIB para los próximos trimestres. Según Cardoso, “la ralentización de la economía europea podría contribuir a una desaceleración de la demanda exterior de bienes aragoneses algo mayor que la media de España”. Asimismo, ha cifrado en más de un 50% en noviembre y un 40% en diciembre la reducción en Aragón del gasto en bares y restaurantes, y caídas también relevantes en alojamiento, transporte o deportes, por el impacto de las limitaciones más recientes sobre la temporada de esquí.

Por el contrario, la información disponible muestra un repunte de las importaciones de bienes de equipo, que habrían cerrado 2020 con un nivel 20 puntos porcentuales por encima del alcanzado a finales de 2019. A lo anterior se suma el impulso del gasto público del gobierno regional que podría movilizar inversiones, junto con los fondos europeos NGEU y la participación privada, en los próximos años por un importe equivalente al 26% del PIB aragonés.

En este contexto, BBVA Research prevé para 2021 un crecimiento del PIB aragonés del 5,6%, una décima por encima del esperado para España. En 2022, la actividad en Aragón podría crecer hasta el 6,4%, lo que supone un nivel de PIB al final de dicho ejercicio 1,4 puntos porcentuales por encima del nivel de 2019, el segundo mejor nivel de recuperación entre las comunidades autónomas. El avance del consumo y de la inversión, apoyada por el impacto de los fondos ligados al Next Generation EU (NGEU), favorecerán la aceleración de la recuperación.

Factores de incertidumbre

El escenario de recuperación previsto para los próximos trimestres podría verse afectado, según contempla el informe, por diversos factores de elevada incertidumbre. El principal riesgo es el sanitario, ya que continúa la tendencia al alza de contagios, aunque en enero en Aragón sea inferior al promedio de España. En este sentido, Cardoso ha recordado que “será clave una vacunación rápida, efectiva y masiva, tanto en España como en Europa, que permita relajar las restricciones a la actividad económica y la movilidad”.

Además, existe el riesgo de no abordar las reformas “necesarias” para crear las condiciones de una recuperación vigorosa, que facilite el máximo aprovechamiento de los fondos NGEU. Dichos fondos, cuyo mayor impacto será a partir de la segunda mitad de 2021, se repartirán en parte entre las comunidades y el reparto final, ha incidido el representante de BBVA Research, podría condicionar las previsiones de crecimiento de cada región.

Según Cardoso, la colaboración entre el gobierno local y regional y el sector privado será “crucial” para una adecuada elección y ejecución de proyectos. Finalmente, ha destacado el sector del automóvil, cuyos cambios legislativos, tecnológicos y en la demanda que se puedan observar son “de particular relevancia” para la economía aragonesa.

Print Friendly, PDF & Email