San Valero, descafeinado, pero igualmente zaragozano

La Plaza del Pilar el día de San Valero.

San Valero, patrón de Zaragoza, ha esquivado como ha podido las restricciones del coronavirus. En una jornada muy especial para la ciudad, sus vecinos han salido este viernes a la calle para celebrar este día tan atípico en la memoria de los aragoneses. El roscón, los museos, las calles e incluso el viento han sido los protagonistas en años anteriores. El presente, las restricciones sanitarias y la suspensión de las festividades patronales, mientras se prolongue el estado de alarma, han marcado la jornada. Aun así, las tradiciones han seguido a su manera.

En gran parte de pastelerías encargadas de realizar los típicos roscones, las filas daban la vuelta a la esquina. Habitualmente, las familias se reúnen en torno a la mesa para disfrutar de las comidas hogareñas y compartir este postre. Las restricciones sanitarias impedirán este año las reuniones, hasta los roscones han reducido su tamaño, pero no han dejado de venderse en los establecimientos.

“Las tradiciones han que cumplirlas”, “este año solo nosotros cuatro en casa”, “antes los roscones se hacían mejor”… han sido las frases que se oían en las pastelerías, que aprovechan esta jornada para sobreponerse a las dificultades económicas, dilatadas ya durante demasiados meses.

Cada 29 de febrero, los museos disfrutaban de su jornada más especial. La entrada gratuita para visitar todas las muestras y exposiciones de la ciudad era una oportunidad para acercar la cultura y el arte a todos los colectivos. No será menos este año. En el Teatro Romano, las visitas teatralizadas protagonizadas por el propio San Valero y su perseguidor Luciano, llenan de color e historia todo el anfiteatro.

Música y exposiciones

Los cabezudos y el Tragachicos tendrán que esperar a que pase la pandemia porque, este año, la cultura será en grupos reducidos, como en el museo Pablo Gargallo, donde la exposición “Dibujantas” abre un espacio al arte femenino aragonés. “Vengo porque tengo la oportunidad de ver cómo trabajan las artistas aragonesas”, ha valorado una de las visitantes, antes de adentrarse debido a que hay un control de aforo en la entrada.

A través de la web compraentradas.zaragoza.es, el Auditorio de Zaragoza abre sus puertas para disfrutar de conciertos, los Titiriteros de Binéfar acercarán hasta la Sala Mozart y el Caixaforum celebrará una jornada de puertas abiertas para ver “El espíritu de Montmartre en tiempos de Toulouse-Lautrec”.

Con todo ello, se ha podido ver a muchos zaragozanos paseando por las calles de sus ciudad, celebrando este día de fiesta y a su patrón, que ha frenado el viento y ha dado paso al sol. “Siempre ha sido tan ventolero y hoy tenemos primavera total, daremos un paseo y de vuelta a casa, porque no nos dejan hacer más”, ha lamentado una vecina de Zaragoza.

Print Friendly, PDF & Email