El carrusel de la memoria

Vas en un avión, delante tienes un caballo y detrás un camión. ¿Dónde estás?

Si no encuentras la solución PULSA AQUÍ
En un tiovivo, pero… ¿por qué tiovivo si su nombre es carrusel?:

En Madrid, siglo XIX, el tío Esteban regentaba un carrusel de cuatro caballitos en el barrio de las Delicias. En 1834, en medio de una epidemia de cólera, el tío Esteban enfermó y murió. Tras su funeral, el cadáver pasó por delante del carrusel y allí “el muerto habló”. Sacó una mano fuera de la mortaja y balbuceando dijo: “Estoy vivo, estoy vivo”. El tío Esteban se recuperó despacito, pero sanó por completo. A partir de entonces, se hizo tan famoso el carrusel de don Esteban, que éste llegó a ser conocido como el Tío Vivo, y su carrusel como “el tiovivo”. Y hasta hoy.

Print Friendly, PDF & Email