La Cueva del Castillo, el refugio de Monegrillo durante la Guerra Civil

Este refugio es uno de los mejor conservados de la ruta del Frente de los Monegros

Entre agosto y octubre de 1936, los ciudadanos de Monegrillo construyeron el refugio antiaéreo de la Cueva del Castillo, que consiguió salvar las vidas de muchos ellos. Durante la Guerra Civil española, los monegrinos tuvieron que resguardarse de más de cuarenta bombardeos de la aviación enemiga con base en Zaragoza: franceses, italianos y alemanes que apoyaron a las fuerzas franquistas sublevadas.

La proximidad durante la Guerra de 1936-1939 de Monegrillo al frente de batalla establecido en la sierra de Alcubierre y los incesantes movimientos de tropas que tuvieron lugar en el territorio monegrino, convirtieron la localidad en apreciado asentamiento de milicias republicanas y en objetivo para la aviación del ejército sublevado.

Fue el 11 de agosto de 1936 cuando la centuria Tarrasa, compuesta por milicianos anarquistas, se instaló en el pueblo. Meses más tarde, los rebeldes intentaron conquistar Osera y Farlete, teniendo lugar cuatro días de continuos enfrentamientos, conocidos como la “batalla de Farlete”. En el fragor del combate, el 4 de octubre, Monegrillo sufrió su primer ataque aéreo.

El consejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón visitó la “Cueva del Castillo”

A día de hoy, el refugio antiaéreo de la Cueva del Castillo es uno de los vestigios mejor conservados de la Guerra Civil en la Comarca de los Monegros. Rehabilitado y adaptado para las visitas, forma parte de la primera Ruta de la Memoria Democrática que está impulsando el Gobierno de Aragón. A través de un recorrido combinado con iluminación, locución y efectos de sonido, permite experimentar una vivencia similar a la que tuvieron los habitantes de Monegrillo hace más de ochenta años.

Monegrillo, en la Memoria Democrática

La presencia en Los Monegros de miles de contendientes, a lo largo de casi dos años en un frente prácticamente estable, propició la construcción de todo tipo de fortificaciones y pertrechos en la compleja orografía de la zona. Por este motivo, esta primera ruta de la memoria pone en valor diversos vestigios de la vida en el frente o la resistencia en la retaguardia.

El refugio antiaéreo de la “Cueva del Castillo” sirvió de cobijo para los habitantes de Monegrillo. Foto: Ayuntamiento Monegrillo

Además de la Cueva del Castillo, la ruta incluye la tumba de José Ramón Arana, ubicada en el cementerio de la localidad. Esta primera ruta  de memoria democrática “El Frente de los Monegros”, comprende un itinerario por los municipios de Tardienta, Torralba, Robres, Alcubierre Sierra y puerto de Alcubierre, Leciñena, Perdiguera, Villamayor de Gállego, Farlete, Monegrillo, Bujaraloz, Sariñena-Albalatillo y Lanaja.

Print Friendly, PDF & Email