Deshojada y desflorada, se pudre la margarita

Hoy, España es como un jardín sin jardinero en donde las malas hierbas pudren hasta las margaritas, por lo cual alguna de esas flores ya marchitas como también algún que otro tubérculo inservible, deberían ser cortados ante la incapacidad de acabar con las corruptas yerbas actualmente en desarrollo desmedido. La reflexión anterior, me lleva ante la noticia de la (aún no se nos aclara bien) destitución, cese o dimisión del máximo mando de la estructura operativa y estado mayor de las Fuerzas Armadas Españolas, debido a su vacunación y a la de otros componentes del EMAD contra el coronavirus Sars-Cov-2, siguiendo un protocolo legalmente establecido y aprobado, según informaciones hechas públicas en diversos medios.

Todo lo anterior exige aclaraciones y explicaciones a todavía esta oscura noticia, junto a las actuaciones y decisiones de la ministra de Defensa y del ministro del Interior. No obstante, al margen y sin perjuicio de lo anterior, pero ciñéndonos a los hechos, al General Villaroya, apartado ya de la Jefatura del EMAD y en la situación de disponible, convendría, incluso de cara a un próximo destino, recordarle, sugerirle y desearle todo o algo del contenido de aquel histórico, valiente, gallardo y taurino lema que dice, “¡suerte, vista y al toro!” con los mejores deseos y con la esperanza e ilusión de que no prospere este otro más florido, muy funcional y harto progre, deseando ¡suerte, vista y ojo con Margarita que Marlaska se irrita!

Bernardo Vicente Cebollero

Print Friendly, PDF & Email