Tratan de identificar por los dientes cuál de los dos gemelos reventó un ojo a una mujer en 2019

Los hechos ocurridos en abril del 2019 se han juzgado este miércoles en la Audiencia Provincial de Zaragoza

“El primer golpe de tacón metió el ojo dentro y en el segundo salió hacia fuera y se reventó”. Así ha explicado una mujer cómo perdió un ojo tras sufrir un violento ataque en abril de 2019 de manos de dos hermanos, de nacionalidad nicaragüense, que antes del violento acto comenzaron a insultarla por su raza y le robaron el móvil. Este miércoles se ha juzgado en la Audiencia Provincial de Zaragoza a estos dos hermanos, Gerardo N. y Jesús N., muy parecidos físicamente, y por ello se ha tenido que recurrir a que los dos hermanos mostrasen su dentadura para identificar al agresor por una hendidura en el diente que identificó la víctima.

La víctima ha testificado que ella volvía a casa con un amigo cuando los dos hermanos se encontraban bebiendo cerveza sobre un coche en la calle Escosura y empezaron a espetarles, “oye negros iros a vuestro país” y que “nunca habían visto a unos negros tan feos”. Los dos acusados entonces comenzaron a seguirlos y la víctima decidió descalzarse y quitarse los tacones para correr más rápido, aquí uno de los hermanos le puso la zancadilla y comenzó a agredirla, primero a puñetazos y después con el tacón hasta que ocurrió el desagradable hecho. Mientras tanto el hermano, según la víctima y el amigo, “aplaudía y se reía”.

La mujer, malherida y con el ojo en la mano, trató de perseguirlos y un testigo avisó a la Policía Nacional. Los hermanos se separaron y huyeron por calles diferentes, atrapando a uno de ellos en la calle Tomás Bretón. Las dos peritos médicos que atendieron a la victima han calificado la agresión como un “prejuicio estético importante” y que el ojo “da muchos problemas y los seguirá dando”.

Hendidura en el diente

La defensa de los dos hermanos, con el fin de resolver plenamente cuál de los dos hermanos había sido, ha recurrido a la testificación en el Juzgado de la víctima la cual recordaba que el agresor tenía una hendidura en el diente. Los dos acusados se han bajado la mascarilla y han mostrado la dentadura a la sala para ver cual de los dos tenía la fisura.

El supuesto hermano agresor, Jesús N., se enfrenta a una pena de casi catorce años de prisión, como pide la acusación particular y a once años y medio, como solicita la Fiscalía. Al otro hermano, Gerardo N., la acusación particular solicita once años y medio y al hermano nueve y medio.

Print Friendly, PDF & Email