La Mesa Pirenaica busca el respaldo de la DGA para resolver los problemas de gestión de la zona

La Mesa Pirenaica considera que hay que actuar en bloques tales como ganadería, gestión forestal, cambios legislativos y administrativos, ordenación territorial, y comunicación y formación.

Los representantes de las diferentes entidades y colectivos que conforman la Mesa Pirenaica para la gestión del territorio han trasladado este lunes al Gobierno de Aragón la necesidad de una actuación urgente, decidida y coordinada para resolver los problemas que condicionan el presente y futuro del territorio pirenaico. Están convencidos de que si el diálogo y el consenso ha primado en el territorio afectado, también debe darse con el resto de administraciones que de una u otra forma tienen competencias para decidir sobre estas cuestiones.

Agentes sociales y económicos del territorio, usuarios, administraciones locales y entidades científicas trabajaron durante el año 2020 en esta iniciativa, denominada Mesa Pirenaica para la gestión del territorio, con el objetivo de que todas las partes implicadas aportaran su experiencia y conocimientos para la elaboración de propuestas de gestión del Pirineo aragonés, ante las graves carencias que arrastra desde hace décadas y que han contribuido a crear desiertos demográficos con graves consecuencias para el medio ambiente y el territorio.

A finales de noviembre presentaron sus conclusiones y este lunes se las han trasladado a la DGA, que junto a la Administración central, son las que más competencias tienen en las materias sobre las que la Mesa Pirenaica considera que hay que actuar: ganadería, gestión forestal, cambios legislativos y administrativos, ordenación territorial, y comunicación y formación.

En representación de la Mesa Pirenaica, han participado el presidente de Adelpa (Asociación de entes locales del Pirineo aragonés), Pablo Castán. Por parte de la Federación Aragonesa de Montañismo, ha intervenido Modesto Pascau. En calidad de científico ha participado el miembro del Instituto Pirenaico de Ecología, Federico Fillat. Joaquín Solanilla se ha pronunciado como representante del sector ganadero. También han intervenido Marcel Iglesias (presidente de esMontañas), Juan Antonio Gil (Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos) y Paz Agraz, (en representación del sector empresarial).

“Es prioritario, y no nos cansaremos de decirlo, una reacción rápida y coordinada para resolver los problemas de gestión del territorio pirenaico o las consecuencias para el mundo que conocemos serán muy graves”, ha remarcado Pablo Castán. “Si en el territorio venimos demostrando que somos capaces de consensuar y dialogar desde puntos de vista y sensibilidades muy diferentes, creemos que también desde otras administraciones y entidades puede hacerse, que nos escuchen y que actúen según nuestras necesidades”, ha apuntado el presidente de Adelpa.

Modesto Pascau ha recordado la importancia de “políticas que recojan las necesidades de gestión del territorio desde enfoques en los que tengan cabida de forma simultánea cuestiones como la preservación medioambiental, el uso sostenible de los recursos naturales, potenciando y visibilizando actividades como la ganadería extensiva, un desarrollo socioeconómico sensible con el medio y la existencia de unos servicios mínimos que no hagan el día a día de los habitantes de nuestros pueblos una constante lucha por la supervivencia”.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies