Figueruelas espera que la fusión entre PSA y FIAT reconozca el “trabajo y esfuerzo” de la planta

Los menores de 35 años suponen 2/3 de las ocupaciones laborales perdidas

Stellantis, el cuarto grupo automovilístico mundial que hace de la fusión entre PSA y FCA (FIAT), ya es una realidad. Un nuevo gigante de la automoción que incluye 14 marcas, entre las que se incluye la planta de Opel en Figueruelas, desde donde esperan que sepan reconocer el “trabajo y esfuerzo” que han realizado los trabajadores en los últimos años, incluyendo una congelación salarial durante cuatro años aprobada en el último convenio.

Así lo ha transmitido el presidente del Comité de Empresa de la planta, Rubén Alonso, quien confía en que, a largo plazo, la nueva Dirección valore la factoría como la “referencia que ha sido para todos los grupos” y que traigan a Figueruelas “nuevos proyectos e inversiones”.

Para el representante de los trabajadores, el hecho de que Carlos Tavares, antiguo CEO de PSA, vaya a estar presente en la toma de decisiones al más alto nivel del nuevo grupo supone un aire de tranquilidad, pues siempre ha destacado el alto nivel de la fábrica zaragozana. “Ya conoce cómo trabajamos y cómo han ido todos los años, así que pensamos que sabrá valorarlo”, ha señalado Alonso.

Porque parece que fue ayer cuando el futuro de Figueruelas pendió de un hilo durante la negociación para el convenio colectivo, pero ya han pasado tres años, vislumbrando pronto unas nuevas negociaciones a finales de 2022. “Espero que sepan valorar todos los esfuerzos que ha hecho la plantilla y su compromiso con el producto que realiza diariamente. Espero que se sepa traducir en un futuro”, ha remarcado el presidente del Comité de Empresa.

Además, la planta aragonesa mantiene una buena producción dentro de los ajustes a nivel mundial por la pandemia, con actividad en todos los turnos e, igualmente, en un proceso de mejora de las instalaciones que incluirá un taller de baterías en este 2021. “Vista la evolución de la pandemia, con mercados que han paralizado las ventas, estamos en una posición buena respecto a otras marcas, que han realizado nuevos ERTE. Aquí no tenemos nada que nos haga ir a otro ERTE. Es positivo para el empleo”, ha destacado Alonso.

La operación de la que nace Stellantis fue anunciada en octubre de 2019 y aprobada casi por unanimidad el pasado 4 de enero, con el 99,15% de los votos de los accionistas de FCA y el 99,9% de los de PSA. Con esa unión entre iguales, Stellantis se coloca por volumen de ventas solo por detrás de Volkswagen, Toyota y la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, con una estimación de más de ocho millones de unidades al año y un beneficio de unos 12.000 millones de euros.

Print Friendly, PDF & Email