La DGA confina nueve localidades, adelanta el toque de queda y cierra a las 18.00 horas en fin de semana

Sira Repollés, consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón

El Gobierno de Aragón va a activar desde este mismo sábado nuevas restricciones para blindar la Comunidad y frenar la expansión del virus. En primer lugar, el Ejecutivo ha decidido confinar un total de nueve municipios, Zaragoza, Huesca, Teruel, Utebo, Cuarte, Ejea, Calatayud, Alcañiz y Tarazona, es decir, todos los de más de 10.000 habitantes y con una incidencia acumulada superior a 250 casos por cada 100.000 habitantes.

Igualmente, el Departamento de Sanidad ha adelantado el toque de queda a las 22.00 horas y el cierre de las actividades no esenciales a las 18.00 horas en viernes, sábado y domingo. Además, también limita los agrupamientos sociales a solo cuatro personas, excepto si son convivientes, e intensifica los controles en los centros comerciales para verificar el estricto cumplimiento de las normas. Restricciones que estarán vigentes desde su publicación en el BOA este mismo viernes hasta el 15 de febrero.

Así lo ha anunciado este viernes la consejera de Sanidad, Sira Repollés, quien prevé un incremento de los contagios y de los positivos durante los próximos días. No obstante, se da una “particularidad” con la tercera ola, vivida tras las No Fiestas del Pilar, y es que el compromiso del sistema sanitario todavía es “moderado”, con alrededor de un 11% de ocupación en camas convencionales y un 25% en UCI. “El aumento de la transmisión del virus acabará teniendo repercusión en la hospitalización y no podemos esperar a que esto suceda. Debemos tomar medidas ya para mitigar la curva”, ha advertido la responsable del ramo.

Unas restricciones que se toman ante una “transmisión comunitaria clara” que marca el inicio de una nueva “onda epidémica” que, tal y como ha afirmado el director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo, “ya preveíamos”. “Es producto de la interacción social en el ámbito familiar y privado que hemos tenido estos últimos días. Lo podemos lamentar, pero es algo que preveíamos y que ya hemos citado en alguna comparecencia anterior”, ha aseverado Falo.

Porque, para los responsables sanitarios de la Comunidad, el comienzo de esta cuarta ola tiene su origen en las celebraciones navideñas, destacando que “sin la Navidad no estaríamos en esta curva”. “Es importante saber que la situación se puede prever y anticiparnos a las consecuencias. Las medidas del 2 de enero, cuando no habíamos visto las consecuencias de la Nochevieja, nos han permitido no llegar a las cifras de comunidades vecinas”, ha avanzado Repollés.

Con estas medidas, desde el Ejecutivo se pone el foco en dos ejes principales: limitar el contacto social y reducir la movilidad. “Algunas actividades no presentan riesgo en sí, sino por el efecto de movilidad de muchas personas. Por eso nos interesa poner el acento en ellas”, ha reconocido Falo.

Nuevo “no” al confinamiento domiciliario

Por otro lado, la consejera ha vuelto a descartar que vaya a pedir un confinamiento domiciliario en la Comunidad, como ya han hecho otros responsables autonómicos. Considera Repollés que estas restricciones permitirán mejorar la situación y que no será necesario encerrar a los ciudadanos en sus domicilios. Además, “está fuera de las competencias de las Comunidades Autónomas”, ha remarcado.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies