El Huesca se hunde tras caer con justicia ante un Betis con diez (0-2)

El Betis fue superior al Huesca y se llevó el encuentro en El Alcoraz. Foto: S.D.H

Otra vez volvió a perder el Huesca. En este caso, su verdugo fue un Real Betis que jugó con diez el último tramo del partido. Dos zarpazos dejaron a los altoaragoneses K.O. y ven como la salvación se aleja a seis puntos. Urge reaccionar para mantener alguna opción de salvar la categoría.

Míchel apostaba en este fundamental encuentro por un 4-4-2. Álvaro ocupaba la portería custodiado por Insua y Siovas como pareja de centrales. A la derecha Javi Galán y a la izquierda Pedro López. En el doble pivote se ubicaban Mikel Rico y Mosquera, con bandas para Ontiveros y Ferreiro. Arriba, Rafa Mir y Sandro. Por parte del Real Betis no faltaban clásicos como Fekir o Canales.

Bajo el intenso frío de la capital oscense, Huesca y Betis comenzaban a disputarse la posesión del esférico. Las ocasiones no eran claras para nadie. Quizá eran los andaluces los que, cuando se acercaban, generaban algo más de inquietud. Primero disparaba Fekir y después un centro de Miranda se perdía por línea de fondo. Eso sí, cuando se llegaba al minuto 15, Ruibal protagonizaba una espectacular jugada por banda izquierda que pegaba en Pedro López y se iba fuera.

El susto y la polémica llegaban en el minuto 18. Sandro se ayudaba de la mano dentro del área y el árbitro decretaba penalti. Sin embargo, después de revisarse en el VAR, Cordero Vega lo anulaba. Acto seguido, Ruibal robaba el cuero, se lo cedía a Loren y su remate lo rechazaba Siovas. La posesión era de los altoaragoneses, pero las más claras las tenían los visitantes.

Las ocasiones verdiblancas empezaban a ser serias. No le costaba a Ruibal, a Canales o a Fekir meterse hasta la cocina. Si no se habían adelantado en el marcador era porque no se decidían a disparar dentro del área. Llegaría la más clara del partido por parte de Loren, que se quedaba solo ante Andrés y enviaba el cuero fuera. Sin embargo, podría estar en fuera de juego. De nuevo Fekir puso un balón peligrosísimo al corazón del área y, tras prolongar Mandi, Víctor Ruiz no lograba conectarla.

Antes de llegar al final del primer tiempo, Sandro lograba probar desde fuera del área a Claudio Bravo en la última jugada de peligro. Así se llegaba al descanso, con un Huesca que no carburaba lo suficiente como para hacer gol y un Betis más peligroso. Los altoaragoneses firmaban las tablas en El Alcoraz preparados para decidir en los segundos 45 minutos.

Segunda parte

Habían pasado cinco minutos cuando Pulido y Borja García entraban por Pedro López y Ferreiro. No lo veía claro Míchel y quería probar cambiando el esquema. Así llego la más clara de los locales. Borja García filtraba un pase con el exterior que dejaba solo a Rafa Mir ante Bravo, pero lanzó por encima de la portería. A falta de media hora, Galán ponía un gran centro que no lograba rematar ningún compañero. En el 61, Sandro volvía a probar desde fuera del área, pero el cuero se marchaba fuera. Despertaba un Huesca que iba a por la victoria.

Todos querían ganar, pero ahora los altoaragoneses contaban con más ocasiones serias. Sin embargo, serían los andaluces los que abrirían la lata. Fekir cedía al balón por dentro a Paul, que centraba para Mandi y ponía el 0-1 en el 80. Un minuto más tarde, Juanmi en la línea de gol enviaba el cuero a las nubes en la sentencia. Y a continuación, en dos minutos locos, Paul entraba duramente al gemelo de Okazaki y veía la segunda amarilla.

Era el momento del Huesca. Había tiempo de sobras para empatar e incluso ganar. Sergio Gómez dejaba un caramelo para Siovas, que solo tendría que golpear bien para empatar, pero no acertaba a controlar. Después, Víctor Ruiz le quitaba el cuero a Mir cuando se disponía a rematar en el punto de penalti. A continuación, Okazaki a pase de Ontiveros. Pero finalmente, sería Sanabria por parte del Betis quien apuntillaría al Huesca. Fekir centraba y el ariete remataba para sentenciar en el 93.

El Huesca se hunde en lo más profundo de la clasificación. La salvación queda a seis puntos y se van de vacío en un partido que estaba marcado en el calendario para ganar. A falta de un enfrentamiento para el final de la primera vuelta, los doce puntos en el casillero son una lastra que pueden costarle el puesto a Míchel.

Print Friendly, PDF & Email