Alejandro Francés se hace con el timón de la zaga zaragocista

La nieve ha cubierto la Ciudad Deportiva

En una temporada en la que hasta ahora se habían dado pocas alegrías al zaragocismo, se abre un halo de luz en los últimos enfrentamientos. Los maños suman siete puntos de nueve posibles, y por fin el equipo se halla fuera del descenso. Además, la cantera está volviendo a tirar del carro. Uno de los casos más llamativos en este aspecto es el de Alejandro Francés, que acumula cinco partidos consecutivos en los que solo se ha perdido un descuento.

El central ha pasado por los micros del club en la mañana de este lunes. Francés ha aseverado que la dinámica “ha cambiado”, y llevaban “muchas semanas entrenando para que ocurriera”. “El equipo está muy contento y muy concentrado”, aseguraba. A pesar de transmitir un mensaje de calma, ha calificado el encuentro ante el Albacete como “una de las grandes finales de la segunda vuelta”. Después de lograr el último triunfo, seguro que se afronta de otra forma.

Francés ha superado esos nervios que tiene todo canterano en sus primeros partidos. Tanto Iván Martínez como JIM le han ido aportando la confianza necesaria para encontrarse cómodo sobre el césped. A su vez, el vestuario le ha acogido muy bien, especialmente los veteranos. Todo esto lleva a que el futbolista ya sume doce participaciones en los que va de Liga.

Sin embargo, esta primera experiencia en el fútbol profesional “ha sido dura”. “Venimos de perder muchos partidos y estar en la zona baja. El Real Zaragoza siempre tiene que pelear por ascender y no ha sido fácil”, señalaba el joven canterano. Ahí ha sido fundamental el apoyo de los otros dos jóvenes; Francho Serrano e Iván Azón.

A partir de ahora, Francés ya sabe que es lo que tiene que hacer. “Me tengo que asentar, seguir creciendo y dar el nivel suficiente para seguir de titular”, señalaba en su intervención. Lo cierto es que la plantilla es competitiva y no es fácil mantener un puesto en el once, pero siempre estará ahí para aportar “un granito de arena”.

Una ciudad deportiva siberiana

La Ciudad Deportiva ha notado -y mucho- el paso de Filomena por España. A primera hora, las máquinas quitanieves han tenido que trabajar a destajo para poder dejar practicables las instalaciones. Las montañas de nieve y hielo se acumulaban en los campos y, como era previsible, la plantilla ha tenido que entrenar en el gimnasio.

Los operarios han trabajado sin parar
Print Friendly, PDF & Email