Los Reyes Magos dejan ilusión en forma de juguetes para los niños aragoneses

Los niños han madrugado para abrir sus regalos

Ya ha llegado uno de los días más especiales del año. Qué sería de la Navidad sin la magia, la ilusión y la emoción de los más pequeños de la casa y sin la visita de los Reyes Magos a todos los hogares del mundo. Un bonito día para despedir las Fiestas, y como no puede ser de otra manera, en familia, con regalos, juguetes y con el Roscón de Reyes.

Quién no se ha despertado de pequeño a las 3 de la mañana, sin hacer ruido, para intentar pillar in fraganti a los Reyes Magos colocando los regalos debajo del árbol. Y quién no ha ido corriendo a despertar a toda la casa para abrir los juguetes antes que nadie. Esta es la magia de la Navidad, la ilusión por abrir nuevas esperanzas, nuevos destinos y, sobre todo, por compartir todo aquellos que tenemos.

Además de los juguetes más anhelados y que suelen aparecer en muchas cartas a los Reyes por parte de los niños, este año han irrumpido con fuerza los regalos con un protagonista claro, Baby Yoda.

A pesar de que este año no se celebró la tradicional cabalgata por las restricciones de la Covid-19, ayer Aragón recibió a Melchor, Gaspar y Baltasar de la mejor forma posible. Ha sido una noche larga para todos los hogares, y sin ninguna duda, de alguna preocupación para todos aquellos que temían recibir carbón por alguna que otra trastada. Aunque si fuera carbón dulce, más de uno estaría encantado.

Los Reyes Magos ya han cumplido con su cometido y ya han iniciado su camino de vuelta a Oriente para prepararse para 2022. Pero no olvides que te vigilan en todo momento y que siempre tienes que aspirar a ser la mejor persona posible. Y todo esto por volver a repetir el sentido de la infancia: los ojos brillantes de todos los aragoneses al dejar el turrón y la leche para que los Reyes y los camellos puedan reponer sus fuerzas. Porque de esto va la noche de Reyes. De creer que todo es posible.

Print Friendly, PDF & Email