Los farmacéuticos ofrecen «doce campanadas» para encuentros familiares más seguros

Se trata de doce sencillas medidas para tratar de reducir y prevenir la transmisión
Se trata de doce sencillas medidas para tratar de reducir y prevenir la transmisión

El Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (Cgcof) ha elaborado una infografía con «doce campanadas» en forma de consejos para prevenir el contagio del coronavirus en Nochevieja y Año Nuevo por una de las principales vías, los aerosoles.

Se trata de doce sencillas medidas para tratar de reducir y prevenir la transmisión aérea del SARS-CoV-2 mediante esas pequeñas partículas que se expulsan al hablar o toser, por ejemplo. Tal y como apuntaron desde el Cgcof, «todas las medidas son complementarias y tan importantes unas como otras, y deben realizarse de forma conjunta: solo de esa manera reduciremos al mínimo el riesgo de contagio, porque esta Navidad cada gesto cuenta».

En primer lugar, es necesario conocer los principales factores de riesgo de la transmisión por aerosoles, que dependen del emisor, del receptor y del escenario o ambiente el que nos encontramos. Así, desde el punto de vista del emisor el riesgo de contagio dependerá de la carga viral que puede tener o la concentración y tamaño de los aerosoles.

El receptor estará sometido a mayor o menor riesgo en función del volumen de aire inhalado, del tiempo de exposición, de la carga viral en los aerosoles inhalados o de la posición y distancia del emisor. Por último, el lugar repercutirá dependiendo del nivel de transmisión comunitaria y porcentaje de individuos, el tiempo de exposición o el tipo de espacio, ya que si está cerrado y poco ventilado se incrementa el riesgo al permanecer los aerosoles en el ambiente.

Cada gesto cuenta

La filosofía del documento del Consejo General se basa en que «cada uno de nosotros podemos contribuir a la prevención por aerosoles, siempre que cumplamos con todos los consejos, ya que el conjunto de las doce recomendaciones, la suma de todas, es la que conseguirá reducir al máximo el riesgo».

El uso de la mascarilla es fundamental para prevenir la Covid-19, por ello hay que utilizarla siempre en ambientes cerrados, en exteriores y entornos familiares cuando existen convivientes de riesgo; haciendo siempre un uso correcto, lo que incluye garantizar que se ajuste perfectamente a la cara, cubriendo boca, nariz y mentón y que no sobrepasamos el tiempo de uso.

El riesgo de contagio depende en gran medida de la distancia con el resto de personas, por eso hay que mantener distancia física interpersonal que reduzca el riesgo. En las reuniones hay que disminuir el tono de voz y evitar gritar o cantar, para evitar expulsar con fuerza nuestros aerosoles.

Nivel de ruido

Del mismo modo, hay que reducir los niveles de ruido ambiental, ya que de lo contrario obliga a elevar la voz y por tanto aumenta la emisión de aerosoles en los que viaja el coronavirus.

En cuanto a la reducción del riesgo asociado al tipo de ambiente, se aconseja realizar al aire libre el mayor número de actividades y reducir el tiempo de permanencia en espacios cerrados, especialmente en aquellos concurridos (transporte público, centros comerciales, etc.).

Estos días, se debe tener especial cuidado con los sistemas de climatización, evitar la recirculación de aire y favorecer la entrada y renovación del aire. En este sentido, es bueno realizar la ventilación natural cruzada para asegurar la renovación del aire interior con el aire exterior.

Print Friendly, PDF & Email
Se trata de doce sencillas medidas para tratar de reducir y prevenir la transmisión