Los hogares aragoneses se llenan de alegría, ilusión y regalos por Navidad

Marcos y Martina, de seis y cuatro años, han salido disparados hacia el árbol en cuanto han abierto los ojos

La Navidad, esa fecha marcada por todos los ciudadanos como un día de alegría y celebración, no ha sido menos en este 2020. Los aragoneses han podido disfrutar de una noche llena de felicidad, e incluso los más pequeños -los que han sido buenos- han recibido una visita de última hora. Y es que, el Niño Jesús en algunos hogares o Papá Noel en la inmensa mayoría de ellos han llenado de regalos el árbol.

Papá Noel lleva muchos años repartiendo regalos por todo el planeta, por lo que las restricciones no han supuesto ningún problema. Desde que fuese el obispo San Nicolás de Bari, allá por el siglo IV, y dejase un oro por las chimeneas y en los calcetines de familias pobres, su labor ha estado siempre presente. Ahora son otras cosas lo que piden los más pequeños, pero este gran hombre es el hilo conductor de todo.

No hay más que ver la felicidad de Carmen, que apenas ha cumplido cinco años. Había acertado plenamente Papá Noel en el encargo: el juego “Padres contra Hijos”. Debía ser tan buena como su hermana Luisa, que todavía no salía de su asombro por haberse encontrado la muñeca que quería. El mérito era que este año se había olvidado de hacer la carta y pensaba esperar a los Reyes Magos.

Marcos y Martina, de seis y cuatro años, han salido disparados hacia el árbol en cuanto han abierto los ojos. A ella, Papá Noel le ha dejado una muñeca Nenuco y el tradicional juego “Quién es quién”, que está deseando estrenar con su hermano y sus papás. “Me han traído muchas cosas, un coche de Superzing gigante, unos cavernícolas, una pista de Hot-Wells y un pijama de ninjas”, contaba Marcos mientras se preparaba para estrenar sus juguetes.

La visita de Irene y Jorge era diferente: para ellos había sido el Niño Jesús, nacido en la medianoche del día 25, el que se había acercado hasta su piso. Jorge le había pedido una camiseta del Real Zaragoza, el equipo de sus amores, e Irene; un set para su primer maquillaje. El acierto, como siempre, volvió a ser claro. Eso sí, la llegada de los tres Reyes Magos de Oriente, guiados por la estrella del Portal de Belén, es un aliciente más de las fechas. Irene debe darse prisa porque no ha hecho todavía la carta, mientras que Jorge ya la envió en noviembre al paje.

Todavía hay varios días señalados de aquí al final de las fechas navideñas. Queda aún nochevieja, Año Nuevo y el día de Reyes. Los más pequeños continúan viviendo con ilusión estas fechas en las que están de vacaciones, disfrutando de un periodo de alegría y paz.

Print Friendly, PDF & Email