Los zaragozanos ultiman su compra para la cena de Nochebuena

El Mercado Central de Zaragoza amanece con los que ultiman sus compras de Nochebuena

Las ocasiones más especiales se celebran con comida. Y qué mejor fecha que las Navidades para llenar la mesa de las cosas que más nos gustan. Hoy es Nochebuena y el Mercado Central de Zaragoza ha amanecido con todos los perezosos que han dejado las compras para el último momento. Pero que sea el último momento no quiere decir que los zaragozanos no vayan a tener en sus mesas toda la comida que quieran. Esta Navidad llegaba como muchas dudas, pero todo parece indicar que los precios se han mantenido con respecto el año pasado y que el índice de ventas ha superado lo previsto.

Eso sí, hay tantas Nochebuenas diferentes como personas en el mundo. “Un trocito de pescado, un poco de turrón y tarta. Y a dormir”, es el mejor plan para una señora de 90 años que ha preferido ser precavida y no reunirse con sus familiares. Pero también están los que celebran esta noche como si de una auténtica fiesta se tratara, aunque, cómo no, con muchas restricciones y cuidado: “Cada año comemos algo diferente. Depende. Pero este año nos ha dado por el marisco”. Y qué sería de una Nochebuena sin el tradicional brindis, con el cava que una señora ha ido a comprar esta misma mañana.

El sector de las ventas ha sufrido importantes pérdidas este año al no haber podido celebrar ningún evento especial. Por eso, los comerciantes han recibido con la mejor de las sonrisas a todos aquellos que quisieran pasarse por los puestos: “Como la gente no puede salir de fiesta y hay quién tiene miedo a los restaurantes, vienen a comprar. Y nosotros encantados”. Lo mejor es que, según ellos mismos ha reconocido, esperan que las compras se disparen todavía más para la cena de Nochevieja.

Unas últimas horas de decisión para decidir qué habrá sobre nuestra mesa esta noche y junto al lado del árbol de Navidad (o la tradicional chimenea) para recibir a Papá Noel y que se porte de la mejor manera posible. Mesas llenas, comida y brindis por despedir un año complicado y pedir que 2021 traiga mejores noticias. Y si puede ser con el estómago lleno, mejor.

Print Friendly, PDF & Email