El Huesca dice adiós a un año atípico de altibajos

Los jugadores del Huesca se felicitan. Foto: sdhuesca.es

La Navidad clausura el año deportivo y es momento de que la Sociedad Deportiva Huesca haga un balance para analizar la situación del equipo. Ha sido un año de alegrías y nervios, donde el equipo ha logrado el ascenso a la máxima categoría pero no está dando la talla en ella. Actualmente ocupa la última posición de la tabla.

Medio año para recordar y otro medio para olvidar. De enero a junio para celebrar y un final que deja secuelas. Lo cierto es que en el primer tramo el Huesca hizo historia al proclamarse campeón de la Segunda División. Logró así un hito, ya que el conjunto oscense nunca había logrado alzarse con la corona en la categoría de plata.

Sin embargo, los altoaragoneses necesitan reaccionar si quieren salvar la categoría a mediados de 2021. Únicamente se ha logrado un triunfo en las catorce jornadas que se han disputado de competición. La salvación se encuentra actualmente a tres puntos y hay equipos que cuentan con partidos por disputar todavía. Se necesita meter una marcha más.

El próximo partido liguero será ante el Celta de Vigo en Balaídos, mientras que el Barcelona visitará El Alcoraz pasado Año Nuevo. 30 de diciembre y 3 de enero son las fechas señaladas para la afición oscense. Esos dos partidos van a ser vitales para apurar las opciones de salvación del conjunto blaugrana.

Mientras tanto, el club está pendiente de los movimientos que se puedan producir en el mercado de invierno. La plantilla no está rindiendo lo suficiente como para descartar esta posibilidad, y habría posibilidades de sumar algún refuerzo. Todo pasa por vencer el próximo enfrentamiento en Balaídos, que supondría un chute de moral para la plantilla.

Print Friendly, PDF & Email