El Huesca firma las tablas frente al Levante y pincha de nuevo en casa (1-1)

Los altoaragoneses pelearon hasta el final en El Alcoraz. Foto: S.D. Huesca

Nueva jornada intersemanal para la Sociedad Deportiva Huesca y nuevo pinchazo ante un rival directo en casa, en un encuentro marcado por la niebla. Los de Míchel se adelantaron en la primera mitad a través de un penalti convertido por Ontiveros, pero el Levante empató por medio de Melero. Los de Míchel ocupan la última plaza.

El Alcoraz acogía un nuevo encuentro marcado por las urgencias. El Levante, rival directo por la salvación, era un conjunto que no lo iba a poner fácil. Para ello, Míchel elegía un once casi tipo con el clásico 4-3-3. Álvaro en portería, línea de cuatro para Pedro López, Siovas, Insua y Galán. En el centro del campo; el capitán Mikel Rico, Mosquera y Borja García. Arriba no fallaban Okazaki junto a Ontiveros y Ferreiro de extremos.

Ante un Levante de viejos conocidos, parecía que era el Huesca quien llevaba la iniciativa. La primera oportunidad la generaba Ontiveros, que se iba de dos rivales y le hacían falta en la frontal para pararlo. Sin embargo, su mala ejecución terminaba con el cuero por encima de la portería. Sin embargo, los valencianos apostaban por un juego directo que también podía causar quebraderos de cabeza.

A partir de entonces los visitantes despertaban. De Frutos se marchaba por banda izquierda hasta meterse en el área pequeña. Entonces, al poner el pase de la muerte, nadie acertaba a rematar. Aun así, el linier levantó la bandera. Respondía Ferreiro por su banda, centrando el balón a Okazaki y siendo rechazado por la zaga.

La cosa se alegraba gracias a Ontiveros. Por banda se marchaba otra vez, y al poner el esférico, Okazaki no acertaba a rematar. Y ahí llegaba la jugada dudosa, cuando Ferreiro remataba y los jugadores oscenses pedían penalti de Rubén Vezo. El árbitro iba al VAR y decretaba el correspondiente penalti. Sería el mismo atacante el que lanzaría la pena máxima y adelantaba a los blaugranas en el electrónico en la media hora de juego.

En un partido de poca pausa, la banda de Clerc y De Frutos hacía serio daño a los de Míchel. De hecho, otro centro raso al área casi volvía a terminar en desgracia. La respuesta llegaría también por esa banda, y tras un buen centro, Borja García se daba la vuelta dentro del área para que un defensa rechazase un gol casi cantado. No sucedía mucho más hasta el descanso, al que el Huesca se iba venciendo de forma justa.

Empate en la segunda parte

Eran los de la costa quienes darían el primer zarpazo tras la vuelta del túnel de vestuarios. Un gol de Melero tras un córner mal defendido ponía el 1-1 en el marcador. La niebla, protagonista habitual del encuentro, también hacía estragos. Las cosas se complicaban ante un rival directo, pero debían recomponerse rápidamente. Sería otra vez Ontiveros el que se iba de Cote y Rochina para golpear con rosca, fuera por poco.

El esfuerzo del Huesca era digno de alabar, pero a falta de 20 minutos para el final, se necesitaba algo más para ganar. Eso es lo que buscaba Míchel con la entrada de Sergio Gómez, que filtró un pase perfecto y puso un centro medido que no acabaron en gol por la rapidez levantina. Los oscenses se dedicaban a atacar y el Levante a intentar la victoria a través de contras.

Rafa Mir saltaba al campo por Okazaki y Juan Carlos por Borja García. Y después Escriche y Doumbia. Sin embargo, la victoria parecía que volvía a escaparse. El Huesca hizo méritos para no perder, pero no fueron suficientes para ganar. De esta forma, el Huesca permanece hundido en la última posición y deberá pelear por salvarse a la vuelta de Navidad.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies