Aragón es la comunidad con más tramos viarios peligrosos y Huesca lidera el ranking de provincias

El tramo de carretera donde hay una mayor probabilidad de sufrir un accidente grave o mortal en España se encuentra en la N-240 en la provincia de Huesca

El 18% de los tramos viarios de Aragón son de riesgo “elevado” o “muy elevado”, según un estudio realizado por RACC. Asturias, con un 14%, y Castilla y León, con un 10%, completan los primeros puestos de la lista. Además, atendiendo a las provincias, Huesca y Teruel, con un 25% y un 23% respectivamente, son dos de las cuatro más peligrosas junto con León (25%) y Orense (18%). La media nacional de tramos viarios peligrosos es del 9%.

El tramo de carretera donde hay una mayor probabilidad de sufrir un accidente grave o mortal en España se encuentra en la N-240 en la provincia de Huesca, entre el cruce con la antigua N-240 a Bailo y el límite provincial entre Huesca y Zaragoza, y tiene una longitud de 13,8 kilómetros. El riesgo de sufrir un accidente grave en las carreteras convencionales es tres veces mayor que en las autovías y casi cuatro veces superior que en las autopistas.

La presentación de este estudio se enmarca en un contexto de estancamiento de la accidentalidad que comenzó en el año 2013. Entre 2010 y 2019, el descenso de las víctimas mortales de tráfico ha sido de solo el 29%, lo que aleja a España del cumplimiento del objetivo de la Unión Europea de reducirlas en un 50% en la década 2010-2020. Solo las limitaciones de movilidad impuestas por la pandemia del covid-19 pueden conseguir que se alcance este objetivo. Esta situación pone de manifiesto la necesidad de dar un nuevo impulso a la seguridad vial a través de nuevas medidas concretas y efectivas a corto y medio plazo.

Según concluye el estudio, el objetivo de la UE de reducir un 50% las víctimas mortales en la década 2010-2020 está lejos de cumplirse a fecha de 2019, puesto que la reducción entre 2010 y 2019 ha sido de solo el 29%. Si bien la tendencia en los primeros años era correcta, el descenso se ha estancado desde 2013 y solo las limitaciones de movilidad impuestas por la pandemia del covid-19 pueden conseguir que se alcance este objetivo, de forma artificiosa.

Respecto a la última edición del estudio, el número de kilómetros con riesgo de accidentalidad “elevado” o “muy elevado” ha bajado del 11% al 8,6%, debido al descenso de los accidentes graves unido al incremento del tráfico. En España, todavía quedan 2.160 kilómetros de riesgo “elevado” o “muy elevado”, lo que representa el 8,6% de los km de la Red de Carreteras del Estado.

En los últimos diez años, se ha producido un descenso general del número de accidentes con fallecidos y heridos graves, que ha sido más intenso en las vías convencionales (-52%) que en las vías de gran capacidad (-44%). Este descenso ha ido acompañado de un aumento del tráfico, si bien éste ha aumentado mucho más en las vías de gran capacidad (un 25%) que en las vías convencionales (9%). En el capítulo estricto de mortalidad, en las autopistas no ha habido mejora alguna en la década 2010-2019.

Print Friendly, PDF & Email