El Real Zaragoza de JIM se entiende con el gol

Los maños vencieron justamente su choque ante el Lugo. Foto: Real Zaragoza/Tino Gil

El estreno de Juan Ignacio Martínez al frente del Real Zaragoza fue para recordar. El equipo desplegó buen juego, dejó sensaciones de poderío y se llevó la victoria. No se ganó por casualidad, sino como fruto del trabajo bien hecho. Las ocasiones fluyeron, el equipo se entendió y el triunfo cayó por su propio peso.

Quizá lo más destacable es que, en este nuevo Real Zaragoza, hay mucha sensación de peligro. No es casualidad que se produjesen un total de 17 disparos, de los que cuatro fueron a puerta y uno al larguero, el de Narváez, cuando ya se cantaba el gol. Lo intentaron todos los atacantes de varias maneras generando constantemente sensación de peligro.

Los maños se acercaron al tanto desde la primera parte, primero con un remate certero de Jair tras un córner y luego Eguaras al rechace. Atrás la sensación era de solidez, con una línea de cuatro de pocas concesiones. Ahora bien, arriba fue donde más se notó la mejoría. El “Toro” Fernández por primera vez en la temporada demostró ser bravo. Peleó, luchó y no dio un balón por perdido. También bajó balones y acertó con la pelota en los pies.

Cogiendo las estadísticas de los encuentros pasados, la mejoría es todavía mayor. Contra el Sporting se dispararon cinco veces sin encontrar portería una sola. En Almería fueron siete, y aunque se logró elevar a cuatro las veces que vieron puerta, el resultado fue 1-0. Sí que hubo una mejora en casa ante el Fuenlabrada, con doce disparos y ocho entre los tres palos. Por último, ante el Castellón, el balance fue de ocho y uno con intervención del arquero.

El Real Zaragoza presenta síntomas de vida. Primero Iván Martínez logró dar una imagen más competitiva y ahora JIM lo ha acompañado del resultado. Ahora toca disfrutar de la victoria e irse de vacaciones hasta el día 26, cuando los maños retomarán los entrenamientos para preparar el choque ante el Cartagena.

Print Friendly, PDF & Email