CEOE prevé que Aragón cierre 2020 con una caída del PIB del 10,5%

CEOE Aragón, presidido por Ricardo Mur, ha acordado solicitar al Defensor del Pueblo la interposición de un recurso de inconstitucionalidad contra el Impuesto de Patrimonio

CEOE Aragón calcula que el Producto Interior Bruto (PIB) de la Comunidad cerrará este 2020 con una caída del 10,5%, similar a las previsiones de otros análisis e inferior al rango previsto para el conjunto nacional. Un descenso provocado por la evolución de la situación económica a lo largo de este año, fuertemente determinada por la crisis sanitaria. De hecho, tras el confinamiento y la reactivación parcial iniciales, la actividad económica ha ido perdiendo intensidad a lo largo de los tres últimos meses del año, conforme aumentaban las restricciones sectoriales y de movilidad.

Desde la organización empresarial consideran que la crisis está afectando de manera muy asimétrica, en función del tamaño de la empresa y de los sectores productivos. Las pequeñas empresas y los autónomos están experimentando las mayores dificultades, así como los “servicios de proximidad” (turismo, hostelería, comercio, ocio, cultura y transporte de viajeros). “El impacto, en esta fase de la crisis, está siendo, además, mayor en cierre de empresas. Este hecho puede marcar, de cara a las transformaciones estructurales en nuestra economía y a la recuperación, una tendencia negativa para la iniciativa privada empresarial, tanto en pérdida de empresas como en freno de nuevos proyectos”, estiman desde CEOE.

Así, las perspectivas para 2021 dependen de factores externos y endógenos. Los primeros están asociados a la evolución de la pandemia y la efectividad de las vacunas. En este sentido, creen que la relajación de restricciones en los hogares (donde se produce la mayoría de los contagios) de cara a la Navidad producirá “previsiblemente aumentos de la incidencia en enero”, repercutiendo de nuevo sobre la actividad económica y el empleo.

En la parte endógena, la organización entiende que la evolución económica dependerá de las políticas económicas como “la extensión de los programas ICO y la duración de los ERTE, los posibles cambios en su regulación, la efectividad de los fondos europeos”, y de otros factores como el Brexit o un crecimiento del SMI alejado de la realidad de las empresas, la economía y el mercado laboral.

Las previsiones para el año entrante están, por tanto, sometidas a una volatilidad muy alta. Desde CEOE se estima un crecimiento del PIB español para 2021 del 7%, dando el Gobierno y el Banco de España rangos amplios que van desde el 4,2% hasta el 9,8%. Para Aragón, nuestra previsión sitúa el crecimiento en el 6%.

A largo plazo, CEOE mantiene esta crisis va a provocar “cambios estructurales” en el sistema económico. “El más evidente tiene que ver con las cuentas públicas, con un enorme crecimiento tanto del déficit como de la deuda públicos. Para reconducir estos intensos aumentos serán necesarios planes de consolidación fiscal en el futuro, que deberían contar con el máximo grado de consenso posible, así como un plan de reformas estructurales para dotar a nuestra economía de un mayor grado de competitividad y flexibilidad”, han concluido.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies