Estoy muy preocupada con el tema de la vacuna del coronavirus, creo que la gente no va a querer inyectarse algo en su cuerpo… No veo la luz al final del túnel

Parece que la información que se transmite sobre las vacunas contra el coronavirus invita al optimismo, a pesar de que acabar con la pandemia y poder regresar a la normalidad va a requerir su tiempo.

No está del todo claro qué normalidad viviremos aun consiguiendo la inmunidad colectiva, tampoco cómo y cuándo volveremos a esa normalidad que está en la mente de todos. Por ello, hablar ahora de futuro en medio de una pandemia es arriesgado aun conviviendo con la aparición de una vacuna. Hay situaciones que no se pueden controlar ni se pueden predecir y ésta es una de ellas. La paciencia es una actitud necesaria para vivir en el aquí y ahora y en estos momentos es necesaria ponerla en práctica.

Mi consejo: Vivir preocupada ahora por lo que pueda suceder no hará que las circunstancias futuras cambien.

Print Friendly, PDF & Email