La Casa de Amparo estrena un colorido belén de ganchillo hecho por una de sus residentes

Victoria González ha realizado una a una las setenta piezas de crochet

La Casa de Amparo de Zaragoza estrena estas navidades un belén de ganchillo compuesto por más de setenta figuras que han sido confeccionadas por una de las residentes siguiendo las instrucciones de videotutoriales de Youtube. Victoria González, de 74 años, es la autora de este nacimiento hecho a base de lana que luce en el hall de la residencia para contemplación de los internos.

Este año, debido a las restricciones sanitarias por la pandemia, no se ha colocado el tradicional belén, uno de los más grandes y visitados de la capital aragonesa, que cuenta con más de 150 años de historia y una superficie de 40 metros cuadrados. Pero, pese a ello, la Casa Amparo no se quedará sin esta estampa navideña, y en su lugar, se colocará otro más pequeño y colorido, gracias a la iniciativa de una de sus residentes.

Victoria González (Santa Cruz de Tenerife, 1946) ha realizado una a una las setenta piezas de crochet, ayudada por el personal de enfermería y terapia ocupacional del centro. Aunque controla a la perfección la técnica del ganchillo, Victoria se ha fijado en videotutoriales de Youtube para ir confeccionando cada uno de los personajes con las lanas que tenía en la residencia. Para el resto de la ambientación, como el castillo o el pozo, ha utilizado cartón y material reciclado, de tal forma que le ha costado “mucho tiempo, pero nada de dinero”, ha comentado la directora del centro, Carmen Lafuente.

González, quien lleva desde 2014 en la Casa de Amparo, comenzó el belén en verano aprovechando el tiempo en que no se podía salir de la residencia. A su edad, Victoria es una persona muy activa, que va a nadar todos los días, siempre que puede, y maneja a la perfección su teléfono móvil, al igual que el ganchillo. “Suele hacer bufandas y mantitas para todos los residentes”, ha afirmado Lafuente. Ahora, aprovechando el tiempo muerto de la pandemia, ha realizado este nacimiento tan entrañable que de momento sólo podrán ver los residentes, pero que, en los próximos años, podría mostrarse al público con el tradicional belén.

Print Friendly, PDF & Email