Miguel Ángel Ramos Gabilondo / Vicepresidente de la Asociación Aragón Stop Sucesiones y Plusvalía

Sucesiones, la lucha continúa

Miguel Ángel Ramos

Ya hace más de tres años que los aragoneses nos levantamos en contra de uno de los impuestos más injustos y crueles existentes, el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Una inmensa mayoría de la sociedad aragonesa, más del 80 %, está en contra de este impuesto; y así lo demuestran las más de 200.000 firmas recogidas en su contra por la asociación que encabezó y canalizó, desde el primer momento, esta reivindicación popular, Aragón Stop Sucesiones y Plusvalía.

Mucho ha sido lo luchado y lo conseguido hasta el momento, no con poco esfuerzo, ya que la oposición y el rechazo a la voluntad del pueblo aragonés por parte del Gobierno de Aragón ha sido pública y manifiesta. Y, si se consiguió subir la exención del impuesto de 150.000 euros a 500.000 euros, no fue porque nuestra clase política gobernante estuviera de acuerdo con ello, sino porque se vio presionada y obligada a hacerlo. Una muestra de la falta de sensibilidad y empatía por parte de nuestros gobernantes ante la voluntad y el sufrimiento de todos los ciudadanos, ha sido su inacción ante los problemas de los herederos de más de los 2.000 aragoneses fallecidos a causa de la pandemia del Covid-19. Nuestra asociación presentó el mes de septiembre pasado una petición, al presidente del Gobierno de Aragón, para que se eximiera del pago del impuesto de sucesiones a todos los herederos de los fallecidos en Aragón a causa del Covid-19 y no es que nuestro presidente no haya hecho nada, sino que ni tan si quiera se ha dignado contestar a nuestra petición.

Qué vamos a decir del Partido Aragonés, que el 19 de marzo de 2019, la semana antes de las elecciones, firmó un convenio de colaboración con Aragón Stop Sucesiones y Plusvalía, en la que se comprometía, entre otras cosas, a solicitar:

“… bonificar al 99 % el citado impuesto, para todos sus grados, en la Comunidad Autónoma de Aragón, en el momento que se forme parte del gobierno de la misma.”

Poco más se puede decir ante tan flagrante incumplimiento de la palabra dada por parte de aquellos que se les llena la boca diciendo que su voluntad es defender los intereses de todos los aragoneses. Parece que cuando han tenido que elegir entre los ciudadanos y la moqueta y el coche oficial, estos últimos han sido los que más han podido.

Pero si todo esto fuera poco, las noticias que vienen de Madrid no son nada halagüeñas. Hay que tener presente que el Impuesto de Sucesiones y Donaciones es un impuesto estatal cuya gestión está transferida a las comunidades autónomas, y que es en el Congreso de los Diputados dónde se puede modificar o derogar dicho impuesto.

Nuestro Gobierno apuesta, al contrario que el resto de los países de nuestro entorno, por la subida desenfrenada de impuestos, y la subida del impuesto de sucesiones es uno de sus objetivos prioritarios. Debido a su obsesión enfermiza por el marketing y la publicidad (política), y que la expresión “subida de impuestos” no goza de una gran simpatía por parte de los ciudadanos, utilizan la expresión de “armonización de impuestos”, que no deja de ser un claro eufemismo; ya que en esa hipotética armonización no entran las comunidades del País Vasco y Navarra, que tienen el sistema impositivo que menos grava a sus ciudadanos.

En la envenenada situación política actual en la que nos encontramos con un Gobierno, que como ya hemos dicho está a favor de la subida indiscriminada de impuestos, y que ante la necesidad de aprobar los Presupuesto Generales del Estado, ha preferido pactar, entre otras, con un fuerza política (ERC) que le exige la modificación de la autonomía en gestión de tributos de las comunidades autónomas; la lucha por subir el impuesto de sucesiones en todas las comunidades, menos en las dos forales, está abierta.

Desde Aragón Stop Sucesiones y Plusvalía vamos a seguir luchando por los intereses de todos los aragoneses, haciendo todo lo que esté a nuestro alcance para luchar contra el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, y los animamos a que no cejen en esta lucha, no solamente para conservar lo conseguido sino para lograr la supresión definitiva de este cruel e injusto impuesto.

Print Friendly, PDF & Email