Aragón y las Castillas reivindican una financiación autonómica justa como un “deber constitucional”

Los presidentes de las tres comunidades, reunidos en Talavera de la Reina, donde han mostrado unidad y fortaleza para hacer frente al Reto Demográfico

Aragón, Castilla y León y Castilla-La Mancha han suscrito este viernes una declaración conjunta para aunar la voluntad del 40% del territorio nacional en busca de una financiación autonómica más justa para los territorios despoblados. Consideran las tres comunidades que el Estado de las Autonomías ha sido fundamental para el auge de estas regiones, pero que necesitan de la ayuda estatal para abordar un futuro que garantice la igualdad de oportunidades y derechos a todos los ciudadanos.

Así lo han remarcado los presidentes de las tres comunidades, reunidos en Talavera de la Reina, donde han mostrado unidad y fortaleza para hacer frente al Reto Demográfico. Entre los planteamientos, basados en la Declaración de Zaragoza firmada en 2018, han convocado a las ocho regiones del Foro de Regiones Españolas con Desafío Demográfico (Fredd) para enfocar esta misión desde “una visión integradora”. A Aragón y las Castillas se les sumará Galicia, Asturias, Cantabria, La Rioja y Extremadura.

No en vano, el líder del Ejecutivo aragonés, Javier Lambán, ha reivindicado el problema de la financiación autonómica como un “deber constitucional, patriótico y de estricta justicia” para que la unidad de España y de derechos entre los ciudadanos sea “efectiva y fehaciente”, frente a los beneficios que perciben otras regiones. “Se nos dice que hay comunidades que han sufrido el centralismo de Madrid, y vascos y catalanes, reivindican esa condición de sufridores, están tergiversando la historia. Han sido los principales beneficiaros de las políticas centralistas, y nosotros los paganos. Esto se ha revertido con el Estado autonómico, pero hay un trecho por recorrer”, ha aseverado.

En este sentido, han apelado a dos mecanismos que deberán ser claves para revertir esta problemática. El primero de ellos son las ayudas europeas que recibirá España en los próximos años, gracias a una hoja de ruta que el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha definido como Plan Merkel. Para tratar este asunto, así como la gestión del proceso de vacunación, los tres líderes han pedido a Pedro Sánchez la convocatoria de una nueva conferencia de presidentes.

“Necesitamos que esta magnífica oportunidad se aproveche no solo para superar los efectos de la pandemia y modernizar el tejido productivo, sino que eliminen brechas entre la España del litoral y Madrid, que concentra gran parte de las oportunidades, frente a la que nosotros representamos, con recursión y vocación, y a la que le falta atención presupuestaria”, ha expuesto Lambán.

El segundo pilar es la reforma de la PAC, que debe ser entendida “de manera muy distinta a como hasta ahora”, para que “vayan dirigidas a fijar población en el medio rural”, recayendo directamente en los agricultores. “Debemos preguntarnos qué modelo territorial queremos, el de las grandes urbes superpobladas o queremos equilibrio, actividad económica y población en todo el territorio”, ha insistido el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández.

Acceso a la información sanitaria

Paralelamente, los tres presidentes han alzado la voz para “avanzar rápidamente” en el acceso a la información sanitaria de los ciudadanos en todo el país. “Un paciente tiene que serlo en todos los sitios de España, donde viva, esté de vacaciones o cambie la residencia. Tenemos la obligación de romper la barrera para que toda la información sea de libre acceso para los sistemas sanitarios”, ha afirmado García-Page.

Print Friendly, PDF & Email