Ibercaja reduce los despidos a 750 y el cierre de oficinas a 208

Imagen de archivo del edificio de Ibercaja

La Dirección de Ibercaja ha transmitido este viernes al Comité de Empresa una tercera propuesta del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que reduce los despidos a 750, 40 menos que los planteados inicialmente, y contempla el cierre de 208 oficinas, una docena menos que al inicio de las conversaciones.

Un avance de las conversaciones que los sindicatos continúan viendo a un ritmo “muy lento” y que no permite vislumbrar un acuerdo cercano entre ambas partes. El responsable de la sección sindical de CCOO en Ibercaja, Miguel Ángel Villalba, considera que desde la entidad financiera no están aprovechando la “unión de los sindicatos en una sola propuesta”, que “debería facilitar que la negociación fluyera”. “Quedan catorce días para finalizar las negociaciones y todavía hay escollos muy importantes que no conseguimos superar”, ha señalado.

Esos escollos importantes son, para los sindicatos, el mantenimiento de la movilidad geográfica y las medidas de ahorro de costes con los trabajadores que permanecerán en la empresa. “Si algo bueno ha tenido la pandemia es que nos ha enseñado otras formas de trabajo. Estamos planteando opciones más económicas para la entidad mejores para las personas que las tradicionales en todos los ERE, pero se mantienen en modelos arcaicos e ineficientes”, ha remarcado Villalba.

Por otro lado, hay otros aspectos en los que sí se acercan posturas, como la ampliación de las edades para acogerse al ERE, diferenciando territorios, es decir, “en aquellos sitios donde hay menos personas mayores bajan la edad de acogida y en otros lo mantienen”. Aun así, las condiciones de salida “están muy por debajo” de las del ERE de 2017, que “debería ser el mínimo”, ya que “la entidad está, objetivamente, mejor que entonces”.

Este periodo formal de negociaciones se inició el pasado día 18 de noviembre, por lo que todavía disponen de catorce días para acercar posturas. Por el momento, desde los sindicatos no se plantean medidas de presión adicionales, y confían en empezar a entenderse a partir de la próxima reunión, que tendrá lugar el miércoles 9.

Print Friendly, PDF & Email