Teruel propone un paso inferior peatonal para eliminar el paso a nivel de la capital

La alcaldesa de Teruel, Emma Buj, y el concejal de Urbanismo e Infraestructuras, Juan Carlos Cruzado, mantuvieron hace unos días una reunión con representantes de ADIF para analizar los detalles de la propuesta

El Ayuntamiento de Teruel, a través de la Oficina del Plan General de Ordenación Urbana, ha presentado alegaciones al proyecto de supresión del paso a nivel de la línea ferroviaria Teruel-Sagunto a su paso por la capital al observar que no estaba en consonancia con la pretensión del consistorio de integrar la ribera del Turia en la ciudad.

Según la previsión inicial, para el acceso peatonal se iba a ejecutar una pasarela peatonal de 30,70 m, realizada con estructura metálica de arco superior a una altura de siete metros de las vías, ubicada en el mismo punto donde se encuentra el actual paso a nivel y con dos rampas de acceso de 147,80 metros y 73,67 metros, lo que suponía una importante barrera visual de la vega desde el Camino de la Estación.

La solución propuesta es un paso inferior, ubicada lo más cerca posible de la estación para reducir el recorrido peatonal desde el ascensor del Óvalo y que arrancaría en el Camino de la Estación para ir a desembocar al camino hacia el Puente de las Tablas. Para que el paso sea accesible tanto para bicicletas como para personas con movilidad reducida, se propone la construcción de un ascensor o bien una rampa en cada extremo (de 58 metros de longitud aproximadamente). Esta solución reduce la longitud recorrida, genera menor impacto visual y es más económica.

En cuanto al acceso rodado, la solución inicial para conectar la N-234 con las fincas y la vivienda existentes era un puente de vigas prefabricadas de hormigón de 13,80 metros de largo, 5,00 metros de ancho y un canto de 1,05 metros, con un firme de aglomerado asfáltico.

La solución propuesta consiste en realizar un camino de cuatro metros de ancho desde el paso superior de la carretera de Villaspesa hasta el Puente de las Tablas, en paralelo a las vías del tren, teniendo únicamente que salvar con una pequeña estructura la Rambla de San Julián. Todo el pavimento tendría un tratamiento terrizo como en el resto de actuaciones de la ribera del Turia. De este modo además se permite crear un nuevo acceso a la vega y dar continuidad a los senderos de la margen izquierda del río.

La alcaldesa de Teruel, Emma Buj, y el concejal de Urbanismo e Infraestructuras, Juan Carlos Cruzado, mantuvieron hace unos días una reunión con representantes de ADIF para analizar los detalles de la propuesta. Buj ha recordado que en marzo de este año el Ayuntamiento de Teruel ya se puso en contacto con ADIF para eliminar ese paso a nivel de una manera que permitiera incorporar las riberas del río a la vida de la ciudad, ya que el proyecto inicial “alejaba todavía más el río de la vida de los turolenses”. La alcaldesa agradecía a ADIF su “predisposición a colaborar con el Ayuntamiento de Teruel y a llegar a un acuerdo” aceptando las alegaciones ya que así la actuación tendrá “un impacto visual mínimo, a diferencia del proyecto inicialmente planteado”.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies