El presidente de Aragón lamenta que la Ley Celaá llegue de nuevo sin consenso pese a “ser mejor” que la de Wert

El presidente ha calificado de "asignatura pendiente" la creación de una legislación apoyada por todos
El presidente ha calificado de "asignatura pendiente" la creación de una legislación apoyada por todos

El presidente de Aragón, Javier Lambán, se ha mostrado apenado por que la nueva ley educativa en España, conocida como la Ley Celaá, haya sido aprobada sin el consenso de todos los grupos políticos. Una normativa que el presidente cree “mejor” que la anterior, del ministro popular José Antonio Wert, pero que evidencia un “fracaso estrepitoso” de la democracia al no haber sido capaces de ponerse de acuerdo en los últimos 40 años.

“Una ley de educación es un elemento vertebral de un proyecto de país, y mientras eso no lo resolvamos tendrá una asignatura pendiente de primera magnitud”, ha explicado el presidente, vaticinando a su pesar que la ley que a la que el Congreso dio luz verde este jueves tan solo durará el tiempo que el actual Gobierno esté al frente del país.

A pesar de todo, Lambán ha defendido que la mayoría que logró esta legislación de la ministra Celaá en la Cámara fue más variada que la anterior Ley Wert, que solo contó con el apoyo del PP. En aquella legislatura, los populares contaban con una mayoría absoluta suficiente con la que no necesitaron el apoyo de ninguna otra fuerza para sacarla adelante.

Ahora, Javier Lambán sí ha defendido que la nueva ley “supera o rectifica varios de los errores descomunales en los que incurría la Ley Wert”. Sobre la polémica de la consideración o no del castellano como lengua vehicular en comunidades como Cataluña, Lambán ha recordado que nunca antes, hasta la Ley Wert, se había incluido este aspecto que ahora Ley Celaá ha vuelto a suprimir. Con todo, el presidente ha sido claro al defender que, en su opinión, esta matización sí debería haberse mantenido.

Vox cree que la nueva ley permite a las Comunidades implantar “un sistema totalitario”

Las afirmaciones del presidente Lambán han llegado tras una pregunta del grupo parlamentario de Vox en Aragón. Su portavoz, Santiago Morón, ha lamentado que la nueva Ley Celaá plantee la posibilidad a las comunidades de implantar “un sistema totalitario” en su educación.

“No digo que lo vayan a hacer, pero se da la posibilidad de caminar en esa dirección”, ha señalado Morón, preocupado por que los estudiantes puedan acabar relegados a “aparcaderos donde se les pueda adoctrinar”.

Más allá de la consideración del castellano como lengua vehicular, la formación ha mostrado sus reservas sobre la libertad de educación que deja la nueva norma del Gobierno de España. A juicio de Morón, los padres podrían ver limitado su acceso a la educación concertada, de tal forma que solo las familias “con dinero” que puedan hacer frente a los gastos de un colegio privado tendrán la libertad de escoger qué tipo de formación y valores quieren para sus hijos.

Palabras a las que Lambán ha respondido reiterando el “respeto escrupuloso” de su Gobierno con la educación concertada, compatibilizado por una “apuesta firme” por la educación pública. “Las libertad de educación en Aragón está totalmente garantizada en el 99% de los casos y no hay ningún problema de convivencia”, ha finalizado el presidente.

Print Friendly, PDF & Email
El presidente ha calificado de "asignatura pendiente" la creación de una legislación apoyada por todos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies