Juzgan al dueño de un bar de Cuarte por violar a una mujer en una entrevista de trabajo

El juicio tenía que haberse celebrado este martes en la Audiencia Provincial de Zaragoza

La Audiencia Provincial de Zaragoza juzga este lunes a un dueño de un restaurante de Cuarte de Huerva como presunto autor de una violación a una mujer con la que contacto a través de la aplicación Job Today para ofrecerle trabajo. Los hechos se remontan a la madrugada del 24 de abril de 2018 y por los que la Fiscalía y la acusación piden para el dueño del restaurante 12 años de prisión. La defensa en cambio, niega la acusación y pide la absolución.

El presunto autor de la violación, al que le constan delitos similares por agresión sexual y acoso, posee un bar en el zaragozano municipio de Cuarte de Huerva. Según expone la Fiscalía y la acusación, El dueño del local contactó con “M” a través de la aplicación de empleo Job Today para realizar una entrevista de trabajo.

Una vez en el local, según el escrito de acusación, el dueño del restaurante ofreció a “M” cenar allí y le “insistió en que bebiera vino”, rellenándole “continuamente” la copa. Una vez cerrado el bar, el acusado insistió a la mujer a que “fumara un porro” y fue cuando, según la acusación, comenzaron a bailar. Allí se le restregó y “comenzó a besarle el cuello y tocarle los pechos”. La mujer se negó a esto y pidió que le soltara.

Dadas las horas, no había autobuses para que “M” pudiera volver a casa. Por lo que el acusado se ofreció a llevarle, no antes, según la acusación, ofrecerle ir a un hotel, a lo que esta también se negó. Al observar su negativa, el dueño del bar le ofreció dinero. A lo que también “M” se negó, la acusación afirma que entonces, el dueño acusó a la mujer de que ya había realizado este tipo de servicios, negando la mujer tal afirmación.

Fue entonces cuando el acusado le ofreció llevarle a la parte trasera del vehículo y aquí, según el escrito, le subió el vestido y la violó mientras le impedía que parase “golpeándole continuamente las manos”. Tras la terrible escena, el acusado le metió 200 euros en la cartera y la llevó a casa. De camino a casa, el vehículo chocó contra un bordillo y  reventaron las ruedas del coche, por lo que la mujer tuvo que volver a casa en taxi con “shock mental”, según defiende el escrito de su abogada.

Por estos hechos, la acusación y la Fiscalía consideran que el dueño del local cometió un delito de agresión sexual y piden para él doce años de prisión y el pago de 12.000 euros a la víctima. La defensa del acusado, exculpa a su cliente de tales hechos y pide su absolución.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies